Innovación Política en América Latina: experiencias, herramientas y desafíos

Por Matías Bianchi

En este año plagado de elecciones, en Argentina no paramos de hablar de política: si Cristina le impuso a Zannini de vice a Scioli, si Massa mide o no, si los radicales hicieron bien en juntarse con el PRO, o si el conteo de votos en Santa Fé es correcto. Paradójicamente, entre tanto ruido nos brindamos demasiado poco espacio para discutir sobre “la” política.

Hoy estamos disfrutando el período más largo de la historia bajo democracia y existe un consenso generalizado de que ésta llegó para quedarse. Son buenas noticias el hecho de que elecciones se han vuelto una práctica irreemplazable, la ciudadanía política se ha ampliado y fortalecido; y la sociedad, consiente de sus problemas y desafíos, pretende resolverlos dentro del juego democrático.

Sin embargo, la democracia actual está desactualizada. Da la sensación de que los partidos políticos están escindidos de la sociedad. Los partidos peronista y radical controlan casi todo el poder político institucional del país (presidencia, gobernaciones, congreso, municipios, etc), mientras menos del 20% de los argentinos se identifica como peronista o radical (Giacobbe y Asociados, 2015). La política es verticalista, mesiánica, y nos vemos forzados a elegir candidatos que muestran más preocupados en mostrar sus dotes humorísticas en Showmatch que de discutir propuestas políticas de cara a la sociedad.

Podemos culparlos a ellos, pero en realidad lo que sucede es que la política está desactualizada. Esta democracia que tenemos – jerárquica, delegativa, esporádica –  fue pensada con ideas y necesidades del iluminismo y liberalismo del siglo 17 y 18, diseñados para las posibilidades tecnologías del siglo 19 e implementada más cabalmente en el siglo 20. Hoy, teniendo en cuenta los cambios culturales de la sociedad y las posibilidades tecnológicas, éstas parecieran ser piezas de museo.

La triple revolución que significa internet, las redes sociales y los teléfonos celulares permiten un acceso a la información, un grado de libertad y de autonomía de los individuos de magnitudes nunca antes imaginadas. Hoy producimos al día más información que la de toda la historia de la humanidad produjo hasta el año 2003; y todo está en la palma de la mano de cualquiera. Sin embargo, lo más disruptivo de estas tecnologías es que son cualitativamente diferentes, ya que son estructuralmente descentralizadas, en red, colaborativas y abiertas.  Así como la imprenta desencadenó transformaciones que hicieron sucumbir los cimientos de la sociedad feudal, la revolución digital está actualmente sacudiendo las placas tectónicas del formato piramidal, planificador y jerárquico de la modernidad.

Matias_Bianchi
Matías Bianchi es doctor en ciencia política, dirige Asuntos del Sur y es docente en la University of Arizona.

De la mano de estas nuevas tecnologías, en Argentina y en América Latina hay una nueva generación de adultos nacido y criado en democracia y que está formateado por las tecnologías de la información. Estamos en presencia del surgimiento de un nuevo demos con colectivos estructuralmente descentralizados permitiendo relaciones de poder horizontales; donde el líder no es el individuo sino la inteligencia colectiva; la misma trabaja con código abierto donde nadie es propietario; y donde ser ciudadano ahora es también ser emisor y no solo receptor o votante esporádico. Y  todo esto sucede en tiempo real. Los estudiantes que protestaban en Chile hoy son legisladores, las marchas de Brasil tienen al gobierno de Dilma contra las cuerdas, y los movimientos indígenas y medioambientales como los Yasunidos ecuatorianos se multiplican por toda América Latina. Son parte de procesos globales donde movimientos como el de Occupy Wall Street que multiplicó en más de 80 países, y los “indignados” del 2011 en España hoy han ganando las principales ciudades del país y está generando un sismo en Europa.

Hay rasgos distintivos de época que chocan con las instituciones tradicionales en su estética, formas y contenidos. Estos colectivos son difícilmente encasillables en un esquema izquierda-derecha ya que se rebelan tanto a Peña Nieto como discuten al correismo o al PT. A su vez, traen prácticas horizontales, construyen poder mediante el consenso y defienden a rajatabla el derecho a disentir. El nuevo hombre político toma a la ética hacker de confluencia, inclusión y co-roganización, quien busca participar en la toma de decisiones de forma informada, cotidiana, y ya no más delegativa y cada 2 años. Este nuevo demos tiene una base de referencia cosmopolita (con agendas más universales como el pertenecer al 99%, el calentamiento global o la legalización de la marihuana), y participa en diferentes redes, las cuales son incrementalmente trasnacionales (Podemos de España usa el lema zapatista de “mandar obedeciendo”).

Lo llamativo es que donde menos transformaciones estamos viendo es en la política. Nuestra “cracia” tiene grandes dificultades de adaptarse al nuevo “demos”. Es por ello que debemos pensar en cómo renovamos las relaciones entre estado y sociedad, que se de cuenta de nuevos colectivos sociales, éticas de ejercicio del poder y de las posibilidades tecnológicas existentes.

Es por ello que desde Asuntos el Sur, la Fundación Avina y el Instituto Federal de Gobierno, invitamos a experiencias de Chile, Brasil, España, Ecuador y Colombia para discutir una agenda de innovación política. Buscamos no solo analizar los cambios del pasado, sino también entender las transformaciones del presente, para poder así construir una agenda política democrática, inclusiva y sostenible para nuestro futuro.

Este evento se llevará a cabo el próximo 2 de Julio, en la Biblioteca Jean Sonet sj Campus Universidad Católica de Córdoba, desde las 14:00 h hasta las 19:00 h.

Innovación Política en América Latina: experiencias, herramientas y desafíos.

Inscribíte ya, estamos a una semana del evento.
Este encuentro se centrará en la discusión sobre dos ejes. En primer lugar, la necesidad de crear un espacio de discusión, sistematización y divulgación de estas herramientas, prácticas e iniciativas vinculadas a la innovación política. A su vez, las transformaciones no suceden en el vacío. Son líderes los que empujan agendas y transforman realidades.
Es por ello, que el segundo eje se centrará en la formación de líderes para la democracia del siglo 21. Se discutirán contenidos, agendas y mecanismos para la formación y fortalecimiento de actores democratizantes.

Objetivos:

  1. Profundizar en el conocimiento de experiencias y herramientas de innovación política en América Latina.
  2. Discutir una agenda de innovación política articulada con la formación de liderazgos democráticos.
  3. Pensar en cómo formar a los líderes para las democracias del siglo XXI desde una perspectiva que dialogue con las tensiones del desarrollo sustentable.

Panelistas:

Programa ABIERTO1 (2)

Temas:

  1. Presentación libro ¿Qué Democracia para el Siglo XXI? y del nuevo proyecto de Asuntos del Sur #InnovaPolíticaLatAm
  2. Panel: “Agentes, Experiencias y Herramientas en América Latina”
  3. Panel: “Agenda de Innovación Política en América Latina”

Organizadores:

Organizan este encuentro Asuntos del Sur, el Instituto Federal de Gobierno y  la Fundación AVINA. Apoyan las siguientes intituciones: Escuela Innovación Política, Ciudadano Inteligente, Flok, Open Democracy, Democracia en Red y Futuramedia.

¿Donde?:

El evento será en la Biblioteca Jean Sonet sj – Campus Universidad Católica de Córdoba

Inscripción: AQUÍ

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.