Hacía un modelo de transparencia y rendición de cuentas a la mexicana

Hacía un modelo de transparencia y rendición de cuentas para el Sindicalismo Magisterial Mexicano (SNTE), Primera parte.

Por María Antonia Carranza Arroyo (@amazing_2)

A partir del sexenio de Vicente Fox como presidente de México, quedó aprobada una ley, llamada; Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, que obliga a todas las entidades públicas a informar acerca de todas sus actividades que impliquen el gasto realizado con dinero proveniente del presupuesto federal.  Durante décadas, tales operaciones no fueron del dominio público, sino que se mantuvieron sólo sujetas al escrutinio de las instancias gubernamentales y/o legislativas encargadas de la asignación y supervisión del ejercicio del gasto anual presupuestado. Sin embargo, a raíz de la detención de la profesora  Elba Esther Gordillo, presidenta honoraria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), quedaron al descubierto movimientos financieros realizados con recursos tanto humanos como económicos de dicho conglomerado sindical, que rebasaron de manera consuetudinaria los objetivos y fines del propio gremio, para beneficiar, en contraste, a ciertos grupos fácticos o de poder. Frente a este panorama, surge la interrogante de si los sindicatos que aglutinan a trabajadores al servicio del Estado, deberían ser considerados como sujetos obligados a la Ley federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en vista de que manejan recursos públicos (LFAIPG).

¿Cuáles son las razones por las que el SNTE no es considerado sujeto obligado, a pesar de que sus funciones tienen repercusión en la vida política y social del país?

María Antonia Carranza Arroyo Licenciada en comunicación por la UPAEP con especialidad en comunicación política. Me he desarrollado dentro del ámbito político desde los incios de mi carrera, realizando prácticas en la SCT del estado de Puebla, el PAN, la CAIP así como el Senado de la República. Complementando siempre mi formación con diferentes cursos y talleres en temas como transparecia y rendición de cuentas, campañas políticas y procesos electorales así como temas de comunicación efectiva. Actualmente laboro como responsable de comunicación y servicio para la consultoría eScire.
María Antonia Carranza Arroyo
Licenciada en comunicación por la UPAEP con especialidad en comunicación política. Se ha especializado desarrollado dentro del ámbito político desde los inicios de su carrera, realizando prácticas en la SCT del estado de Puebla, el PAN, la CAIP así como el Senado de la República. Complementando siempre su formación con diferentes cursos y talleres en temas como transparencia y rendición de cuentas, campañas políticas y procesos electorales así como temas de comunicación efectiva. Actualmente es responsable de comunicación y servicio para la consultoría eScire.

Ante el surgimiento de la transparencia y rendición de cuentas en nuestro país, se forma un derecho moderno, sobre el cual la democracia en México toma un nuevo rumbo. A partir de ello se conlleva a que el Estado y sus organismos públicos deben ser abiertos y transparentes en cuanto al manejo de recursos se refiere; ya que dichos ingresos son provenientes del erario público, razón que los hace de interés social. A raíz de la repercusión que tiene sobre el SNTE y por qué no es considerado un sujeto obligado, se planteará un modelo  que permita entender y justificar el por qué sus barreras de comunicación no permiten avanzar en esta materia a pesar de que repercute en la vida social y política de México.

A partir de un recuento histórico y jurídico, se muestra cómo el orden legal de los Estados Unidos Mexicanos ha cambiado, facilitando el pleno desarrollo del Estado mexicano en ámbitos que le permitan avanzar en materia de democracia, como el derecho a la información y rendición de cuentas. La aplicación de este derecho a los órganos que integran a los 3 poderes de la unión, permitiría una relación mucho más democrática entre el gobierno y sus gobernados. Sin embargo, y conforme a las opiniones de los  autores consultados, se sabe que existe un rezago importante en cuestión de transparencia y rendición de cuentas, de forma especial en el sindicalismo magisterial de nuestro país, por lo que a partir de las respectivas normas jurídicas se establece un modelo que permita el libre ejercicio del derecho a la información exhortando al SNTE, el cual es uno de los sindicatos más importantes no sólo en nuestro país, sino en toda américa latina, a aplicar sin condiciones así como a adiestrar a sus estatutos la rendición de cuentas.

Un modelo propuesto a partir de todos aquellos factores que permitan su pleno ejercicio, sin faltar a las leyes que rigen nuestro país, y al mismo sindicato.

Caso España, la encrucijada por la transparencia

Transparencia y rendición de cuentas un tema que sin duda aqueja no sólo a nuestro país sino también a potencias europeas, tal es el caso de España, quien se ha visto envuelto en una serie de  sucesos que ponen en duda el buen funcionamiento de los sindicatos, llegándolos a tomar por la prensa como pequeños partidos políticos que más allá de velar por el bienestar de sus agremiados representan una lucha constante de poder con el Estado.

De acuerdo a la Constitución Española, en su artículo 7, el papel del sindicato es ser defensor y promotor de los intereses económicos y sociales que le son propios, elevando así a las organizaciones de los trabajadores al estatus de sujeto de relevancia  constitucional.  

Para España el 28 de abril de 1977 se inicia el periodo democrático de las organizaciones sindicales dando paso a que se concretaran diversos modelos para la representación de los trabajadores tal es el caso de la Unión General de Trabajadores de España (UGT), Comisiones Obreras (CC.OO.), La Unión Sindical Obrera (USO), Eusko Langile Abertzaleak (ELA-STV), Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT); siendo la UGT y la CC.OO. los de mayor representación actualmente. Estos frentes sindicales que surgían desde los centros de trabajo tuvieron en sus inicios el objetivo de emprender una lucha colectiva contra el franquismo, el régimen de Franco se caracterizó por permanecer casi 40 años y consolidar el poder político a una anarquía que poco a poco arrasaría con la historia de España y sus movilizaciones civiles, adquiriendo gran protagonismo la necesidad de los trabajadores por una libertad sindical en plenitud, Zufiar (s.f.) una lucha sindical que desatacaba tres cuestiones para su cumplimiento:

  1. La primera involucraba el desarrollo del capitalismo y la industrialización de España; lo cual envolvía numerosas concentraciones de trabajadores, una transformación a las formas de trabajo y una problemática laboral incompatible con las estructuras del franquismo
  2. En segundo lugar, el surgimiento de un nuevo movimiento obrero
  3. La apertura hacía la libertad sindical, una resolución a las demandas laborales que se convertía, ante la falta de  cuases democráticos en una contestación política que cada vez era más difícil de reprimir,  Zufiar (s.f.).

España buscaría su inclusión sindical  a la comunidad europea pero también tendría que luchar contra el régimen franquista, este distintivo de las movilizaciones contra la dictadura favorecía la solidaridad internacional y en particular, la europea sobre todo en la segunda mitad de los años 50 y primera de los 70, los sindicatos europeos desarrollaron gran empatía con la lucha sindical en España, solidaridad que se vería materializada en apoyo económico y organizativo hasta cierta influencia sobre  los partidos políticos. Se requería de una contestación laboral pero ante la falta de cauces democráticos esta se convertiría en una contestación política, convirtiéndose para España y el régimen de Franco en la más evidente y difícil de negar ya que representaba una amenaza que cada vez era más difícil de reprimir pero que marcaría las bases para lo que más tarde se denominaría política de consenso,  Zufiar (s.f.).

Actualmente la situación de los sindicatos españoles, en especial la del sindicato UGT se ha tornado complicada por dos factores primordiales; el primero, la disminución de agremiados en sus congregaciones; y el segundo, la crisis en la que se han visto envueltos recientemente respecto a su debido funcionamiento en la contabilidad de sus ingresos. Dicho conflicto comenzó a partir de que el diario ABC de España publicara una serie de irregularidades en los asuntos monetarios del sindicato por lo que a raíz de ello se empezaron a surgir ideas del futuro del sindicalismo español. ABC publicaba que UGT tenía proyectos ficticios los cuales enmascaraba con facturas falsas, y que en tenía la posible participación de otro de los grandes sindicatos españoles, CCOO.

La crisis sindical trascendió hasta el punto de hacer que el secretario general de UGT, Francisco Fernández Sevilla renunciará a su puesto luego de tratar de negar las acusaciones que el diario ABC había publicado, sin embargo también destaca que el Partido Popular Andaluz había otorgado a dicho sindicato fondos los cuáles pedía de vuelta para no verse envuelto en dicha crisis después de que salieran a la luz los movimientos financieros del sindicato, por lo que el secretario general del partido, José Luis Sanz le pidió a la presidenta de la junta de UGT, Susana Díaz, proporcionar a su grupo parlamentario todos los expedientes de ayudas y subvenciones que la administración le ha otorgado al sindicato en los últimos cinco años, por lo que queda claro que la relación de los sindicatos españoles está más que politizada ya que es el Estado quien debería dar los recursos y no los partidos políticos y si así lo hicieren se debe hacer una orden de rendición de cuentas sobre para qué y por qué dichas organizaciones gubernamentales otorgan insumos a los sindicatos debido a que estos apoyos son otorgados del erario público que se les otorga a cada partido.

El diario La Razón público un comparativo entre los modelos sindicalistas en Europa dejando entre ver el déficit del modelo Español, aquellos alcances que se tendrían si se cambiará la metodología, haciendo hincapié en que los sindicatos que se tienen son orgánicos, burocratizados, caros y dependientes del Estado Extracto http://elconfidencial.com, párr. 6 (2013). Más allá de velar por los intereses de los trabajadores contribuyen a la crisis que se vive en cuanto al desempleo por no permitir que el sector privado sea más abierto y contribuya a una mejora en oportunidades de empleo para los españoles, en conjunto con los comités de empresa, los cuales también forman parte de la representación privada de la economía.

El sindicalismo español cuenta con la menor tasa de afiliación, muy por debajo de otros sindicatos y modelos europeos. En contraste con otros modelos sindicales, como el Sueco que tiene a un 71% de asalariados como sindicalistas, el Belga que cuenta con un 52% de afiliación y en algunos casos paga a sus miembros una prima por nacimiento, matrimonio o jubilación, el modelo de Italia que se financia con el 0,226% del sueldo de los trabajadores sindicados y de 11.7 millones de sus afiliados  el 49% son pensionistas y el resto son trabajadores no pensionistas, Reino Unido, se caracteriza por ser uno de los más fuertes ya que sindicato es sinónimo de representación a todos los sectores, y el Belga que su número de afiliados no desciende y se mantiene como uno de los más altos de Europa.  

La pérdida de credibilidad para el sindicato, hace que el número de afiliación descienda considerablemente, cuestionando  si realmente se está cumpliendo con la tarea de consolidar a sus agremiados como una comunidad homogénea y que vela por sus intereses más allá de los poderes del Estado.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.