photo bb9d03c0-5e61-42f8-b369-93b72328e2c2_zpsoiwbhdzn.gif

Forma Política o Política de Fondo

Browse By

Por Jose Castro @JoseCastro0751

En la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, México, una capital de un estado que vive y respira política, pero que su clase política se encuentra lejos de sus gobernados y a estos parece importarles poco la realidad social, política y económica que aqueja históricamente a la primera capital de la América libre.

En el nuevo ejercicio de la práctica gubernamental, donde toda gestión debe ser en conjunto con la fuerte participación de la Sociedad Civil a través de sus diferentes Organizaciones para estrechar lazos entre Sociedad y Gobierno para llevar a cabo las Políticas Públicas que beneficien a la ciudadanía, es cada vez más complejo debido a la falta de profesionalización del personal del sector público.

Razón por la cual Guerrero ocupa los últimos puestos en todo índice de desarrollo en comparación con la media nacional de México, lejos de generar mejorías, es al contrario; seguimos viviendo tiempos donde grupos reaccionarios enfocados en desestabilizar al sistema político por medio de la barbarie mediática y que esta misma barbarie es el pan caliente de los periodistas locales, lejos de ser líderes de opinión se han convertido en bloggers que solo les importa su prestigio personal.

En el ejercicio de la política del siglo XXI, donde la mercadotecnia política ha convertido a los candidatos a puestos públicos en productos comerciales, atractivos para el electorado, nos hemos olvidado del viejo adagio del gran abogado y politólogo mexicano Jesús Reyes Heroles quien sostenía que “En política la forma es fondo”, hoy solo nos enfocamos en la forma y hemos perdido la visión de fondo, donde en escenarios globales la Comunicación y la Política deben estar en perfecto equilibrio para crear Gobiernos y Parlamentos comprometidos con el desarrollo integral de nuestras sociedades.

Desde cualquiera que sea nuestro campo de acción, sería muy conveniente darnos a la tarea de conocer la opinión pública de nuestras ciudades, siendo estas los espacios vitales para la práctica de la gobernanza eficiente y siendo Gobierno o Sociedad Civil, intercambiar puntos de vista que aporten ideas para las prácticas sociales.

En cualquier sistema democrático o en vías de alcanzarla, el político no es nada sin la voluntad popular.

Es cuanto.

///

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *