Evaluación de gestión de los empleados públicos vs. Evaluación de políticas públicas

Por Laura Zineb Muñoz

En anteriores post definimos la Evaluación de las Políticas Públicas como el conjunto de técnicas destinadas a analizar y estimar, de manera objetiva, la eficacia y eficiencia de la intervención pública. Mediante la inclusión de esta herramienta de gestión en los nuevos gobiernos, los gestores y responsables de las actuaciones públicas incorporan medidas y estrategias (el llamado “control y corrección ex ante/de proceso/ex post”) que permite diagnosticar si el Plan o Programa (durante su ejecución) cumple los objetivos para los que fueron diseñados.

A las preguntas necesarias y utilizadas en todo estudio de evaluación, tales como; ¿La población objeto del Plan o Programa está recibiendo los servicios previstos?, ¿El funcionamiento y organización interna de la intervención pública son adecuados?, ¿Qué recursos vamos a utilizar los evaluadores para desarrollar los procesos y obtener resultados?, ¿Existen contradicciones empíricas entre los datos obtenidos y los objetivos diseñados?… debería incorporarse una pregunta de suma importancia, ¿Son eficientes los empleados y gestores públicos a la hora de desempeñar sus funciones?

Laura Muñoz Economista. Recientemente, ha trabajado como Asesora en el Gabinete de la Primera Tenencia de Alcaldía del Ayuntamiento de Sevilla. Durante estos años, ha estado inmersa en la captación de inversores (nacionales y extranjeros) con el fin de modificar el modelo productivo de nuestra ciudad mediante la materialización y establecimiento del Proyecto Zona Franca de Sevilla y, con ello, consolidar la recuperación y crecimiento económico de la ciudad. Además, junto a este proyecto, ha realizado todas aquéllas funciones de asesoramiento económico y político que llevaba aparejada la Delegación de Relaciones Institucionales. Inició su labor como consultora estratégica, participando en proyectos dirigidos siempre hacia la Administración Pública, en este caso, Ministerio de Medio Ambiente. Continuó en la Agencia para la Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía tras la reordenación del Sector Públicoadscrita a la Consejería de Agricultura. Además, entre otras funciones: – Programa Operativo Sevilla 2014-2020 (Inversiones Territorializadas Integradas) – Fondos Europeos – Smart Cities – Colaboración Proyecto CSI Europe
Laura Muñoz
Economista. Recientemente, ha trabajado como Asesora en el Gabinete de la Primera Tenencia de Alcaldía del Ayuntamiento de Sevilla. Durante estos años, ha estado inmersa en la captación de inversores (nacionales y extranjeros) con el fin de modificar el modelo productivo de nuestra ciudad mediante la materialización y establecimiento del Proyecto Zona Franca de Sevilla y, con ello, consolidar la recuperación y crecimiento económico de la ciudad. Además, junto a este proyecto, ha realizado todas aquéllas funciones de asesoramiento económico y político que llevaba aparejada la Delegación de Relaciones Institucionales.
Inició su labor como consultora estratégica, participando en proyectos dirigidos siempre hacia la Administración Pública, en este caso, Ministerio de Medio Ambiente. Continuó en la Agencia para la Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía tras la reordenación del Sector Públicoadscrita a la Consejería de Agricultura.
Además, entre otras funciones:
– Programa Operativo Sevilla 2014-2020 (Inversiones Territorializadas Integradas)
– Fondos Europeos
– Smart Cities
– Colaboración Proyecto CSI Europe

Hoy más que nunca, el gobierno ejerce un control exhaustivo sobre el gasto público, obligando a la administración pública a adaptarse a las nuevas demandas y a pensar en nuevos diseños dentro de sus organigramas de procesos y estructuras organizativas con el objeto de mejorar la coordinación y comunicación entre áreas, simplificar competencias y evitar duplicidades existentes en la mayoría de los gobiernos autonómicos y locales.

No sólo es suficiente saber redistribuir los recursos de la forma más eficiente y eficaz posible, sino que la gestión de los mismos debe ser realizada por personas que trabajen en la administración pública y sean consideradas altamente competitivas. Es decir, los objetivos recogidos en Programas o Planes no se podrán conseguir si no contamos con una factor clave para el éxito: las personas que prestan los servicios en la administración pública.

Es simple, los gobiernos no sólo deben incorporar instrumentos de gestión para evaluar la utilización de los recursos públicos, las medidas y estrategias implantadas mediante la intervención pública, sino también es necesario utilizar una herramienta de gestión que nos permita ir más allá de un procedimiento burocrático aislado de los demás sistemas de gestión del área de Recursos Humanos, la denominada Evaluación del Desempeño (en adelante, SED) ó Evaluación de Gestión. Instrumento que ha ido implantándose en muchas empresas con resultados exitosos y, extrapolados al sector público, supondría un cambio de la tradicional gestión administrativa del personal, al desarrollo de políticas de gestión de personas.

En estos momentos y, en especial, tras los resultados electorales obtenidos en autonómicas y municipales en los últimos meses, la Evaluación del Desempeño se convierte en una herramienta indispensable en la mejora de la gestión de los empleados públicos.

El desarrollo efectivo de un sistema de evaluación del desempeño implica reconsiderar las cualidades que han de tener los empleados municipales, regionales o estatales desde una perspectiva enfocada hacia la gestión, una actitud favorable y dispuesta hacia la formación continua, una capacidad de adaptación a entornos cada vez más cambiantes y una actitud de responsabilidad ante los resultados de la labor individual y colectiva. Necesitamos, por tanto, de un engranaje que nos ayude a disponer de trabajadores públicos motivados, cuyo esfuerzo sea valorado y que haga que se impliquen en mayor medida en la consecución de resultados, es decir, en la atención a las demandas de la ciudadanía y en la adecuada respuesta a sus necesidades.

Es preciso aumentar el grado de implicación de las personas que forman parte de la organización en estos procesos de transformación. De ahí la necesidad de implementar un sistema de evaluación y gestión del rendimiento para orientar la actuación profesional con el objetivo de conseguir la mayor adecuación y ajuste de cada uno de los empleados con sus puestos de trabajo y con los objetivos definidos, mejorando el rendimiento y la satisfacción de los mismos.
Y, ¿En qué consiste la Evaluación del desempeño? Algunas escuelas de negocios la definen como “… un instrumento que se utiliza para comprobar el grado de cumplimiento de los objetivos propuestos a nivel individual. Permite una medición sistemática, objetiva e integral de la conducta profesional y el rendimiento o el logro de resultados (lo que las personas son, hacen y consiguen)”.

Es importante resaltar que se trata de un proceso sistemático y periódico, donde se establece de antemano lo que se va a evaluar (en la mayor parte de las ocasiones, el grado de eficacia con el que los empleados realizan sus funciones dentro de las responsabilidades asignadas en sus puestos de trabajo) y de qué manera se va a realizar y se limita a un periodo de tiempo, que normalmente es anual o semestral.

Considero que no es tan complicado trasladar este sistema a la administración pública pues, contamos con todos los avances en tecnología necesarios para que la ejecución sea óptima. Además, la Evaluación de Desempeño debe generar un ambiente en el que el evaluado sea consciente que servirá para ayudarle a mejorar la ejecución de su función y obtener mejores resultados. No es una herramienta para calificar si es un buen o mal trabajador.

Entonces, si contamos con todos los ingredientes ¿Por qué no se está llevando a cabo esta metodología de mejora? ¿Por qué nos da miedo a cocinar? A modo de conclusión, no nos encontramos en el mejor contexto económico y político para mantener los procesos obsoletos vigentes, nuestros gobiernos necesitan apostar y arriesgar por la consecución de una mayor eficiencia en sus empleados.
Pero, como todo en esta vida, Si no lo tienes claro, no lo hagas…

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.