Estado: una palabra grande para América Latina

Por Daniel Leocadio

Decía  George Wilhelm F. Hegel destacado filósofo Alemán que “Europa es más Historia que Geografía’’, y que América Latina es todo lo contrario. Entiéndase más Geografía que Historia, precisamente partiendo de esta premisa es que hace mucho tiempo debimos iniciar a analizar el papel de América en la Historia, tanto pasada como en la contemporánea. Sumado a esto entenderemos que América Latina de hecho es mucho territorio, y como tal está dividido, pero no nos dividen solamente las fronteras, nos  divide también la Economía, la Raza, la Lengua, y porque no, la Ideología, esa que no ha permitido el despegue de lo que hoy conocemos como América Latina, quizás por la mente colonizadas que aún se ven como colonias de la corona Española, la misma que nos quitó hasta la lengua a cambio de nada, esa que nos forjó a escuchar por primera vez la palabra Nación Soberana de territorio extranjero, de ese contexto pocos han salido, habló del contexto colonizante que hace siglos quedó atrás por lo menos en la versión más atroz, porque aún sigue vigente, luego de eso pasaron las décadas y los siglos, y América seguía en lo mismo, mirando y culpando un enemigo que si bien es cierto nos fastidia, no menos cierto es que no es el culpable de todas nuestras desgracias, pero ellos si sabe aprovechar el poco conocimiento que tenemos  en Latinoamérica de lo que es un Estado, concepto que Europa si conoce y que EEUU emplea y práctica, por algo están donde están, en cambio en América Latina la palabra Estado ni se menciona, acá en nuestra América el individualismo es ley, de ahí que los más feroces dictadores del mundo se perpetraron en el poder en pos de una idea personal, y sobre todo para saciar la sed de poder de un hombre, fuimos nosotros los que comenzamos guerras por la sola ofensa de un individuo a otro, nosotros los que modificamos la Carta Magna para provecho propio, nosotros los que anteponemos nuestros caprichos políticos por el bien del país, justamente somos nosotros los que no salimos del subdesarrollo, teniendo factores como: Clima, Territorio, Recursos Naturales, mano de obra y capacidad para producir riquezas, aun con todo eso somos nosotros  que dependemos de la deuda como sustento para nuestra economía.

Pero si se nos hiciera una pregunta como naciones, y se nos preguntara qué le pasa a América Que no despega? y si a esa pregunta le agregamos un alto grado de sinceridad entonces tendríamos que responder: Que  nos falta concepto de Estado, que la palabra Estado nos queda grande, que somos individualistas por naturaleza, y egocéntrico de formación, que personalizamos todo, claro, si al que está en el poder le gusta, es en esta tierra donde hasta una ideología que le guste al Jefe de Estado o de gobierno por diabólica que sea la hacemos como lema del Estado, por lo tanto;  En América no nos hacen falta tantas leyes, nos falta Estado, no nos hacen falta grandes congresos, nos hace falta el concepto de Estado, ese concepto que nos dice que el Estado es un conjunto de instituciones, normas, y personas que conforma un territorio, y se auto denominan soberanos, para el resto de las naciones eso es un Estado, para los Latinoamericanos el estado es el que está en el poder.

Las consecuencias las hemos pagado y muy caras, las mismas abarcan desde dictaduras con inicios democráticos, guerras sin sentido, ideologías que empobrecen, como el comunismo, populistas con ínfulas de Dioses, leyes hechas a la medida de quien ostenta el poder, justicia amarrada y sociedades privadas de conocimientos, este es el resultado de nuestros gobernantes no tener concepto de Estado al momento de ejercer el poder, un ejemplo claro de concepto de Estado es la postura del otro primer ministro Británico Tony Blair cuando en el 2007 al momento de dimitir dijo : (Tome decisiones impopulares, los que navegan con el viento no gobiernan, solo intentan mantenerse en el sillón) Esa postura pocas veces se verá en un político Latinoamericano, porque para nuestros gobernantes  el puesto es más importante que el país y que el Estado, a ellos les importa cómo están ellos, no como está la Nación, de aquí que la gran tarea de nuestra América si queremos conseguir avances significativos, es dejar de elegir candidatos, y pensar en propuestas de nación, es dejar de un lado nuestro egoísmo y actuar como Estado, pues los Estados no se acaban, no se cortan, no caducan, no se cambian cada años de elecciones, no son una ideología, no, el Estado es todo, el Estado es el centro, el Estado es en sí mismo la vida mía en conjunto con la de todos y todas, no es verdad que Norteamérica es nuestra mayor amenaza, no, nuestra mayor amenaza es el populismo trasnochado que nos legó a personajes como Maduro en Venezuela, situación que no solo sufren los Venezolanos, sino toda Latinoamérica, todo esto producto de la idea de un hombre que pensó que su forma de hacer las cosas  era la mejor para el Estado, cuando en realidad era lo mejor para él, y producto de esto obligó al Estado para que la asumiera como tal, aquí el mayor daño no nos los hicieron los colonizadores, ni tampoco América del Norte, aunque mucho daño nos han hecho, pero no, no han sido ellos los que nos han cortado las alas, más bien nos las cortamos nosotros cuando somos tan corto de mente que no vemos que el Estado permanece por arriba de las apetencias personales de los gobernantes, pero el mayor daño nos los hacemos nosotros mismos cuando ni por un momento pensamos como Estado, sino como individuos, y eso hace que nuestros países tengan los niveles de institucionalidad más bajos, con las puntuaciones de corrupción más altas, y la vulnerabilidad de los derechos en su expresión mayor, hasta tanto para nosotros gobernar no siga siendo un beneficio personal, sino de Estado. Hasta tanto no pase eso, ‘’la palabra Estado le quedara grande a Latinoamérica’’.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.