‘Smart Island’, la nueva pasión de Víctor Almonacid

Víctor Almonacid es uno de los mayores expertos en Administración Electrónica de España,  Secretario General del Consell, autor de varios libros y numerosos artículos, deportista y mucho más ! Pero por sobre todo es apasionado por su trabajo, por eso inicia este año con un nuevo reto: la Smart Island.


¿En qué consiste su trabajo actual en el Consell Insular de Ibiza?

Ocupo el puesto de Secretario General en comisión de servicios, lo cual significa que estoy de paso. Pero antes de irme asumí el reto de impulsar la implantación de la administración electrónica, mejorar la organización y el funcionamiento interno de la entidad, y desarrollar un proyecto muy bonito llamado Smart Island.

 Yo recuerdo que en su speech de entrevistas anteriores estaba muy presente el concepto Smart City ¿Por qué hablamos ahora de Smart Island?

Región inteligente, isla inteligente, o, en definitiva, territorio inteligente, es la fase siguiente a Smart City. No tenía sentido que una ciudad fuera inteligente y la limítrofe no. El ámbito comarcal es más idóneo para la mejora de los servicios, y dentro de este planteamiento supramunicipal creo que una isla es el entorno ideal. Estamos en una nueva etapa del servicio público, no solo más tecnológico, sino también más eficiente, más sostenible, más social, más medioambiental… Añadan, por ser la isla de Ibiza, el llamado “turismo inteligente” y un mayor desarrollo del sector económico y del tejido empresarial local (pensamos más en PYMEs y emprendedores que en multinacionales). Todo pivota en torno a los grandes datos y los datos abiertos, que son consumidos por los distintos agentes públicos, empezando por la propia administración… Este tipo de políticas públicas debe ser supramunicipal, y en una isla mejor incluso que en una provincia. La isla es un territorio diferenciado por la Naturaleza, no por una decisión política o administrativa. Es el ámbito territorial idóneo para desarrollar una estrategia de gestión.

 
Entonces la tecnología no es un fin, sino el medio…

Claro. Lo que quiere la gente es que alguien resuelva sus problemas. Y casi le da igual quién sea ese alguien, si los poderes públicos o el sector privado. Sin embargo debería ser el sector público, que es quien gestiona los servicios públicos con nuestros impuestos. Estos servicios son muy susceptibles de mejora, porque se han quedado obsoletos, tanto en la cantidad como sobre todo en la calidad. Deben modernizarse, transformarse digitalmente. En este sentido el aspecto tecnológico y de las telecomunicaciones es esencial: sensorización, plataformas, big data, open data,biometría, IoT, AI, robots, bots…  Pero el objetivo no es la tecnología. La ciencia siempre ha sido un instrumento a lo largo de la Historia, nunca el fin en sí mismo. Lo que debemos hacer los poderes públicos es mejorar la vida de las personas, poniendo el acento en determinadas políticas públicas que resuelvan los problemas de los ciudadanos y mejoren su calidad de vida: medio ambiente, desarrollo económico, salud, deporte, y por supuesto protección de los colectivos más desfavorecidos. Es por ello que nos encontramos en una evolución, dentro de la tendencia Smart City, que responde más a otras expresiones como Green City, Human City o Social City. Y no siempre City. La tecnología es un medio, y no el único por cierto. Y el fin es hacer felices a los ciudadanos.

A esta altura tenemos ganas de escucharlo, aquí va entrevista a Víctor en el programa ‘Valencia en Directo


Discúlpeme, pero suena idílico, casi de Ciencia Ficción… ¿es viable?

Los políticos deberían leer más ciencia ficción. No lo digo yo, sino el gran Arthur Clarke, uno de los mejores escritores del género ¿Cuál es el futuro de la Administración? Uno muy negro si no se transforma completamente. Ya no tenemos “administrados”, sino personas que le hablan a Siri y le ordenan lo que desean. Algunos cambios sociotecnológicos, y algunas tecnologías, como  blockchain, van a remover los mismos cimientos de lo público. Habrá competencia, concurrencia, como en otros sectores, y la Administración no parece muy competitiva, la verdad, para el caso de que tenga que competir. Y aún en el mejor de los casos la Administración desaparecerá parcialmente, ya que por lo menos lo hará en cuanto a su faceta burocrática de emisión de licencias, permisos, certificados y registros. No se trata de una privatización, sino de una evolución. En manos públicas quedará la importante responsabilidad de prestar o asegurar que se presten estos servicios de última generación, y sí, tendrán que ser excelentes, haciendo felices a las personas.

Siendo funcionario y con la tranquilidad de la plaza fija ¿Por qué seguir persiguiendo nuevos retos? 

Porque estoy vivo. Porque quiero y, aunque suene pretencioso, porque puedo. Porque es un win win en el que yo gano, ya que me siento realizado profesionalmente, y el servicio público también gana, por tener un elemento hipermotivado que busca continuamente la innovación. Cuando me vaya de la isla no sé exactamente lo que haré, ni todo lo que podré abarcar, pero estoy entusiasmado con dos o tres proyectos de los que no puedo hablar. Sí mencionaré uno de ellos: Ciudadano Digital. A nivel institucional, a mediados de este año es probable que los proyectos del Consell Insular se encuentren muy encarrilados y que vuelva al Ayuntamiento de Alzira, para allí ayudarles a su vez a consolidar los proyectos que en su momento iniciamos. Y que conste que les va muy bien sin mí, nadie es imprescindible. Pero debo volver allí, y no solo porque tenga la plaza ya que hay otras “ofertas”. Es pura lealtad institucional. Yo no sé si Alzira me debe algo a mí, pero yo les debo mucho a ellos. Allí siempre he estado muy a gusto, y desde allí decidiré mis próximos pasos. No sé si me embarcaré en una aventura como esta en la isla en lo poco que queda de legislatura. Pero durante 2019 me gustaría volver a probar con un proyecto Smart, si es que dicho proyecto me motiva lo suficiente.

A nivel personal… ¿Qué participaciones públicas, en Congresos y Eventos, tiene previstas este año? 

Ahora en febrero participo en el Congreso de Contratación Electrónica, que empieza el día de San Valentín por el amor que le tenemos a la Ley de Contratos (ríe). En abril he confirmado mi presencia en el CNIS (Congreso Nacional de Innovación y Servicios). Después de verano el evento más importante es el Congreso Novagob, en el que casi seguro que estaré. Pero lo cierto es que cada vez me prodigo menos en este tipo de eventos, en parte porque los proyectos del día a día ya son lo suficientemente absorbentes y no siempre te puedes “escapar”, y en parte porque el tiempo pasa y uno ya empieza a acusar las incomodidades de tanto viaje, y también a valorar un concepto de la privada que es el de coste de oportunidad. Y el tiempo libre, que es fundamental para volver todos los días ilusionado al trabajo. Y es que, me volverá usted a decir que suena idílico, pero voy todos los días al trabajo con ilusión.

Política Comunicada.-

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.