Lucas Jolías: “Me resulta interesante el gran optimismo que existe en algunos sectores con respecto al Open Government “

Browse By

Lucas Jolías es Licenciado en Ciencia Política (USAL) y candidato a magíster en Ciencias Sociales (FLACSO). Director de PrincePolls, empresa de Opinión Pública y consultoría política. Realizó estudios de metodología para el Análisis Político en la Universidad de Salamanca (España). Es docente e investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y coordinador académico del Diplomado Internacional en Gobierno Digital en el Instituto Tecnológico de Monterrey (sede argentina).
¿Cuánto puede influir la demanda ciudadana en la administración pública gubernamental?
La pregunta parte de un presupuesto: las democracias (o los gobiernos democráticos) tienen problemas para traducir o responder a las demandas ciudadanas. En sistemas democráticos de calidad, esta pregunta no tendría sentido, ya que la democracia representativa implica que el fundamento central del gobierno en tanto administración pública, es responder a las demandas ciudadanas. Aclarado esto, creo que hablar de “demanda ciudadana” en general es un tanto complicado. En sociedades con una alta división funcional, la ciudadanía como sujeto uniforme es una imagen errónea. Lo que hoy podemos observar es que la ciudadanía influye en los aparatos del Estado de varias maneras, pero todas esas manifestaciones tienen una característica común: la organización. Creo que continúa lo que Philipe Schmitter hace algunas décadas llamó “el siglo del corporativismo”, es decir, a grandes rasgos, la relación entre el Estado y los ciudadanos mediatizada por las grandes corporaciones de representación de intereses. Si la ciudadanía se organiza, tiene mayores chances de que sus demandas sean escuchadas. Sin embargo, los datos muestran otra realidad; en términos generales 8 de cada 10 ciudadanos no participa en política (en sentido estricto), algo que es característico de la mayoría de las democracias modernas. Hoy en el país podemos observar una revitalización de la militancia, pero tengo mis dudas sobre la participación ciudadana, que es algo distinto.

Las TIC (principalmente internet) abren la puerta a una nueva esperanza en este sentido. Las tecnologías permiten bajar los costos de transacción en la coordinación de grupos o personas. Si antes era necesario pertenecer a un grupo o partido político para generar acciones conjuntas, hoy podemos prescindir de las estructuras formales, aunque no completamente. Como afirma Clay Shirky, vivimos en un tiempo en el que es posible pensar en individuos con el poder de organizarse sin pertenecer una organización formal (partidos, sindicatos, OSC´s, etc.). Las TIC tienen la capacidad de formar redes coordinadas sin un eje central, de manera espontánea y emergente. A pesar de ello, no hay que exagerar con respecto a su impacto en los procesos sociales. Decir que Facebook o Twitter provocaron la revolución de Egipto es, por lo menos, la afirmación de un desprevenido.

Teniendo conocimiento de que la participación ciudadana junto a la transparencia son unos de los pilares del Open Government , ¿Por qué las administraciones gubernamentales demoran en la implementación de modernas plataformas participativas?
Me resulta interesante el gran optimismo que existe en algunos sectores (principalmente entre consultores, especialistas en tecnología y periodistas) con respecto al Open Government. Creo que mucho de ese optimismo se debe más a una cuestión de interés personal o corporativo que al análisis empírico de lo que está pasando con las TIC y la política. El principal problema lo veo en la re conceptualización de cuestiones que tienen más de dos siglos de debate; como si cambiándole el nombre, podríamos producir nuevas formas de hacer política. La idea misma de democracia representativa implica que “el poder público sea en público” como dice Bobbio, la noción de re-presentar es hacer presente algo que está oculto. Una de esas promesas incumplidas de la democracia tiene que ver con la transparencia en los actos de gobierno, que en la actualidad vuelve a escena por el hecho de que teóricamente las TIC pueden concretar esto. Desde el punto de vista del ciudadano, es verdad que las TIC pueden facilitar la participación o el acceso a información bajando los costos en tiempo, pero creo que la estructura de incentivos a la participación y al control ciudadano de los actos de gobierno es mucho más compleja. Si la transparencia pública y la participación ciudadana son sólo un problema de costos de transacción, se podría haber resulto con los medios de comunicación tradicionales.

Debemos entender a las tecnologías como un ensamblaje en las estructuras socio-culturales y territoriales de una comunidad. En algunos casos esas tecnologías reproducen y magnifican costumbres y acciones del mundo “no-digital”, en otros generan un híbrido, y a lo largo del tiempo pueden cambiar hábitos. Si un niño, que pasa la mitad del día jugando a la pelota, adquiere una computadora, lo más seguro es que la utilice para jugar (al Winning Eleven?), reproduciendo un hábito del mundo físico. Si yo no leo los diarios, si no tengo ningún interés en la política y si racionalmente prefiero ocupar mi tiempo en otras cosas, por tener acceso a internet no necesariamente voy a modificar esos hábitos. Desde el punto de vista del gobierno, la situación es similar. ¿Por qué debemos asumir que ahora que están disponibles los medios para hacerlo, la clase política transparentará sus acciones, sus negociaciones y su información? La utilización de TIC en política puede ser algo que traiga resultados excelentes, pero descreo de los pensamientos mágicos.

Las redes sociales  (entiéndase Facebook , Twitter o Youtube entre otras) implican una nueva forma de comunicación ¿cuánto cree usted que este fenómeno está influyendo en los modelos de gobernabilidad  entre ciudadano- ciudadano y gobierno-ciudadano?
Las redes sociales son la estrella del proceso que describía anteriormente, pero la situación es similar. Un reciente estudio (http://research.yahoo.com/pub/3386) sobre Twitter muestra que el 0,05% de los usuarios, emite el 50% de todos los twits. Frente a estos números, el 80/20 de Pareto parece una pavada. Creo que las redes sociales están produciendo una verdadera revolución entre pares (peer-to-peer), pero la relación entre ciudadanos y gobierno no ha cambiado mucho. No existe un feedback vía redes sociales entre ciudadanos y gobierno, sino que la mayor comunicación se da entre ciudadanos. Como lo han mostrado las movilizaciones europeas y de medio oriente, son una herramienta fructífera para formar y organizar multitudes entre pares, pero verticalmente las redes sociales son usadas del mismo modo que los medios masivos, tipo broadcast, uno habla (o twittea) y el resto escucha. La relación entre ciudadanos y gobernantes puede ser modificada (mejorada) gracias a la nube, a la mayor cantidad de aplicaciones y páginas que creen mecanismos de participación, más que por las redes sociales.
¿Qué procedimientos debe seguir la administración pública para reingenierarsecon el fin propio por el cual ha sido instituida, servir al ciudadano y por el cual el Open Government apela?
Los procedimientos son muchos, no hay una receta universal. La incorporación de TIC en el Estado debe respetar las particularidades territoriales, culturales y organizativas de cada gobierno y región. La tecnología está, el principal inconveniente lo veo en el capital humano y en la cultura organizativa. A mediano plazo, la administración pública en todos sus niveles debe empezar a formar a sus cuadros en temas TIC, con la finalidad de que sus propios recursos humanos resuelvan los problemas que se puedan plantear, y no tener todos los procesos tercerizados en empresas. No podemos hablar de Open Government o Gobierno Electrónico cuando un municipio tiene todos sus procesos tercerizados. Claro está, que la formación de los recursos humanos es un largo camino, que tiene que ver con cuestiones mucho más amplias que las TIC: revalorizar la administración pública, brindar la posibilidad de “hacer carrera” dentro del Estado, capacitación continua, entro muchas otras.
¿Piensa que el hecho que todavía existan analfabetos digitales (no saber usar una PC o internet) puede ser una excusa válida para que los gobiernos no implementen TIC en su administración?
En un principio te diría que no, es más, todo lo contrario. Cuanto más servicios por medio de Internet se brinden, puede ser un buen incentivo para que cada vez más gente se interese por las TIC. Creo que un caso ejemplar en este sentido ha sido la ANSES. Su público de interés son principalmente ciudadanos de tercera edad, con muchos analfabetos digitales. Sin embargo, con buenos proyectos de inclusión digital como el plan PC abuelos se puede revertir esa situación.
Pero por otro lado, también es cierto que los planes de e-gov deben ser paulatinos, teniendo en cuenta las características socio-culturales del público a los cuales están orientados, y siempre complementando esos proyectos con buenos planes de inclusión y adopción digital.
¿Cree que la sociedad como usuario está preparada para que los gobiernos locales abran sus datos y le den al ciudadano la posibilidad de cooperación colaborativa intra  y extra municipal en conjunto con  los agentes públicos?
Creo que a lo que te referís es a si la sociedad está preparada para el Open Government. No lo sé, es raro decir si la sociedad “está preparada” o no. Creo que es algo similar a ser padre: nadie está preparado para eso, hay que probar y aprender en el intento. Vuelvo a lo mismo, la cuestión no está en los conocimientos técnicos de la “sociedad”, cada día más gente sabe usar una PC o internet. Hoy se habla que en 5 años la brecha digital estará solucionada en el país. La cuestión está en el conocimiento tácito o implícito, en problemas que viene de antes de la cuestión digital. Igualmente, estamos en una etapa de más preguntas que respuestas. En general, todo lo que hablamos de la relación entre política y TIC está basado en el sentido común o en afirmaciones ex-ante. Hay investigaciones pero son pocas, por lo que debemos ir con cuidado, evitando caer en soluciones mágicas. Aunque no por eso, debemos restarle importancia al papel central que cumplen las TIC en la sociedad.
Por Gisele Parvanoff.-  
                                        

2 thoughts on “Lucas Jolías: “Me resulta interesante el gran optimismo que existe en algunos sectores con respecto al Open Government “”

  1. Hugo Moreno says:

    Hola Lucas. Me parecen muy interesantes tus planteamientos, pero creo que hace falta que observes más allá del optimismo o conservadurismo de uno u otro actor, respecto al papel de la participación ciudadana en los gobiernos. Las TIC transforman las sociedades por sus características: descentralizadas, orgánicas, diacrónicas, transversales. No se trata de un asunto de pensamientos mágicos o aventurados, la misma tecnología y los usos sociales que se les está dando, abren la posibilidad de lo que llaman open goverment,aunque, coincido, no necesariamente en los tiempos y formas en los que se ha planteado. En el contexto de la obsolescencia de las estructuras y formas (centralizadas, secuenciales, verticales, sincrónicas) que sostuvieron a las sociedades de por lo menos tres siglos atrás; los cambios son imparables, aun cuando los propios gobiernos quisieran sostenerse bajo las estructuras probadas sobre las que han funcionado.
    Lo mismo ocurre con los ciudadanos, las tecnologías, que respecto a la comunicación, por ejemplo, se han convertido en una extensión de múltiples funciones del organismo y ahora de la mente, hacen que experimente potencialmente necesidades más intensas respecto a la participación social y derribe sus propias barreras y ese impacto es asimismo imparable. ¿Qué o cómo se canalizará y qué resultará de todos los cambios? Para ciudadanos y gobierno es un reto descifrar los caminos, pero fundamentalmente, las redes sociales posibilitan acercarse a soluciones creativas y efectivas para canalizar estas tendencias, aunque aún estamos sólo en el principio de las transformaciones que caracterizarán esta nueva era en lo social, económico, político y económico, a nivel mundial. Saludos.

  2. Mismatica says:

    Excelente Lic. Jolias, estamos en un todo de acuerdo con sus opiniones, y es interesante ver profesionales que den su real opinión del fenómeno de "moda" oGov, tal como ya venimos discutiendo con Gisele hace rato sobre ello mismo.
    Gracias Gisele por acercarnos estas lineas a tus followers.
    Saludos.
    Lic. Marcos Malamud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *