El poder de la retórica en el discurso político

Por Amyeris Piñero @Amyeris1

El arte de la oratoria, entendida como la habilidad, experiencia o talento de comunicar asertivamente a través del discurso político, es quizás la estrategia política más antigua y más compleja de llevar a cabo con éxito; la unión de oraciones dentro de un discurso político, puede llevar a la cima o desmoronar la carrera del locutor. Es por ello que, detrás de los discursos que se desarrollan diariamente en los diferentes medios de comunicación existe una estrategia de comunicativa de intencionalidad, en la planificación, determinación de objetivos y la influencia que se aspira generar en los ciudadanos; en algunos casos puede ser considerado un diálogo entre retórica y oratoria.

El nacimiento y construcción de los discursos políticos e institucionales, se basa en los intereses de los ciudadanos a los cuales va referido, así que, está íntimamente relacionado con las múltiples aspiraciones y las emociones que se encuentran en el auditorio, y que pueden ser modificadas o afianzadas de manera directa o no, con temas que puedan influenciar los sentimientos (preocupaciones, creencias, diferencias, etc.). No es un tema de reducción de los temas presentados a emociones personales, se busca presentar temas que hagan que el oyente quede atrapado por las palabras expresadas, buscando establecer una relación íntima entre locutor y receptor.

En el proceso previo a la creación discursiva, se debe planificar una estrategia que, pretenda generar el impacto necesario en la opinión pública nacional e internacional (según sea el caso), estableciendo valores concretos, que se establecen realizando estudios de los intereses que posee el público al que va dirigido. Estos valores deben estar intrínsecamente en  todas las estructuras del discurso, bien sea, en la dimensión psicológica, metodológica, expresiva, fáctica, identificativa, entre otras, todas con el fin de establecer el diálogo entre la retórica y la oratoria, que se resume como: Persuadir al auditorio.

En tiempos como los actuales, donde la política se desarrolla en dos espacios, uno físico y otro virtual, el discurso debe ser creado para la consecución de los objetivos en ambos espacios de expresión y participación ciudadana. Para ello, debe generar en el público al menos tres reacciones básicas, convencer, persuadir y conmover a los oyentes. Primeramente para conmover se debe influenciar fuerte y eficientemente a los oyentes, se deben utilizar valores propios que permitan que se muevan pasiones en el espacio donde se desarrolle; el político, el locutor debe ganarse la confianza de los ciudadanos los escuchan, logrando emocionarlos, alterarlos, conmoverlos, sorprenderlos, etc., este movimiento no es más que la creación de un vínculo personal, basado en vivencias e ideas.

Otro factor importante al momento de realizar un discurso, es que éste debe convencer, basado en el planteamiento de ideas sólidas que no permitan cuestionamientos o al menos que no generen dudas, con el objetivo de persuadir al receptor de cambiar su percepción y valoración de las ideas allí planteadas. Para ello, se deben emplear herramientas discursivas que logren asombrar y entusiasmar a los destinatarios a través de fundamentos consistentes; dicha estrategia argumentativa, está basada en la consecución de los objetivos a través de métodos válidos según amerite la situación. Por último tenemos la persuasión, para ello se debe tener conocimiento de que está basado en cambiar, transformar e influenciar el pensamiento o comportamiento de los que están recibiendo la información, este factor está entrelazado a los dos que mencionamos anteriormente (convencer y conmover) debido a que sin ellos, los resultados no serían los esperados.

Existen tres caminos modificables, pero que sin embargo, no son los únicos existentes que se pueden llevar a cabo, empero, pueden ser considerados los más efectivos al momento de llegar al ciudadano. El camino número uno, basado en convencer a través de un razonamiento lógico y una argumentación basada en la transmisión de ideas, consiguiendo la adhesión a ellas (retórica), formando así un ambiente de solidaridad entre las premisas y las opiniones, lo que lleva a una disuasión lógica y finalmente logra transformar, modificar o trasladar comportamientos o acciones. Por su parte, el camino dos es una camino mixto cimentado en convencer y en conmover, está basado en otras premisas, primeramente el orador debe interesar al oyente para captar su atención y así poderlos impresionar, afectar, entusiasmar e incitar, derivando en un movimiento y en una predisposición de los comportamientos, lo que finalmente nos lleva a la persuasión. Por último, el tercer camino fundamentado en conmover, debe promover soluciones a partir de las pasiones, de las emociones, es por ello que debe fascinar, estremecer, perturbar, apasionar o seducir a los escuchas, lo que solo predispone su comportamiento y sus acciones, logrando también llegar a la persuasión.

Speech in the hall
Speech in the hall

Para conseguir atrapar al público, el discurso debe tomar vida dentro del auditorio, mostrando claramente las ideas que se desean presentar, dándole fuerza y poder a las palabras en la construcción de mensajes, ideas, realidades. Es por ello que toda persona debe estudiar constantemente la habilidad de la oratoria y la retórica, a reconocerse y a conocerse, para así mostrar a quien lo escucha una versión lo más genuina de sí mismo, comprendiendo de esta manera el mundo que nos presenta múltiples lenguajes, comunicaciones, y tecnologías que nos conectan en diferentes momentos de la vida con nuestros semejantes.

Así que, dejaré algunos consejos a seguir para lograr un discurso que genere impacto que se busca en los receptores:

  • Coherencia: Las ideas argumentativas deben presentar un orden que sea concordante y consecuente con lo que se plantea, presentando una cohesión desde el inicio hasta el final.
  • Credibilidad: Está basado en la habilidad de proyectar la imagen correcta, buscando generar el juicio de valor correcto. El orador puede hablar con la verdad, pero si no la expresa, sus palabras no tendrán la veracidad.
  • Claridad: Esto permite reconocer la clave inteligible e ininteligible dentro del discurso, impulsando con ello una distinción que, permite diferenciarse de otros ante sus receptores, formando así, una percepción positiva.
  • Captación: Es una acción de causa y efecto que permite una retroalimentación entre el emisor y el receptor. Se genera a partir de la percepción como un proceso mental de la fluidez de los estímulos analíticos e impulsivos, es por ello que, se forjan emociones e interpretaciones.
  • Conciso: Ser directo es otra cualidad dentro de los discursos, planteando ideas de concisas que poseen un laconismo estratégico, permitiendo que se puedan expresar las ideas y pensamientos con exactitud y menor cantidad de complementos discursivos.
  • Contenido: Es la base del discurso, es donde se fundamentan las actividades que, se enfocarán a convencer, conmover y persuadir con la finalidad de conseguir los objetivos planteados. El contenido puede estar compuesto por contenido de acción o conceptuales, el primero se forma a través de la predisposición a determinado comportamiento, y el segundo se construye sobre hechos, creencias, ideas. Además para hilar las ideas correctamente se debe establecer un eje central del discurso, que, está conformado por los conceptos y hechos destacables, las figuras retóricas que sirvan de apoyo, y la profundidad y amplitud que se desea en el texto.
  • Consistencia: Debe mostrar la estabilidad, solidez durante la pieza discursiva, mostrando la resistencia y proyección futura de las ideas que se plantean.
  • Costo Político: Relacionado a las consecuencias (positivas y negativas), que un locutor debe enfrentar al momento de emitir un discurso, el cual va a tener respuestas, incluso la no participación es interpretada como  un vacío que puede no tener y no querer decir algo; ese vacío es ocupado por opiniones e impresiones de los receptores, que incluso pueden no tener relación con quien emitió el discurso.
  • ///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Un comentario sobre “El poder de la retórica en el discurso político

  • el 25 septiembre, 2015 a las 19:15
    Permalink

    Como siempre mi estimada amyeris, muy acertada en lo que escribe… Sería interesante ver que opina sobre Donald Trump, ya que parece que no sabe de la existencia de las reglas de la retórica. Saludos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.