El peor enemigo de Donald Trump es Donald Trump

Para responderlo con exactitud necesitaríamos una bola mágica, pero sin lugar a dudas la posibilidad de que Trump llegue hasta el final como candidato favorito depende de su peor enemigo en esta contienda electoral: Él mismo. Todo lo que sale de la boca de Trump se convierte en sensación y ocupa las primeras páginas de los periódicos.

Generalmente dejamos que el tiempo se encargue de responder algunas preguntas, pero en esta ocasión es una interrogante que sólo puede responder Donald Trump y su equipo de campaña. Por ahora sus comentarios de corte religioso y de inmigración le han dado notoriedad ya que han atraído mucha atención hacia su campaña por la nominación republicana, pero esta publicidad es como el colesterol en nuestro sistema, puede ser bueno o puede ser malo.

 Lo cierto es que los resultados del “súper martes”, serán decisivos a corto y mediano plazo en la carrera por la candidatura, aunque no diríamos a largo plazo porque con el candidato neoyorquino nunca se sabe. El Súper Martes es el día en que una candidatura puede catapultarse o de plano puede sepultarse, debido a la cantidad de delegados nacionales envueltos en esta contienda masiva del 1 de marzo pasado.

 El huracán Donald Trump parece indetenible y va arrasando con todo a su paso luego de obtener 234 delegados en el Súper Martes, por encima de su principal contendiente Ted Cruz que obtuvo 209, seguido de Marcos Rubio con 90. Mientras que entre los candidatos republicanos Kasich y Carson, juntos no llegan a 25 delegados ganados el martes. En este sentido, Trump totaliza 316 delegados, seguido de 226 de Cruz y 106 de Rubio. De continuar esta diferencia, no habrá quien detenga a Trump.

Hasta ahora Donald Trump, en su carrera por la presidencia ha desafiado y vencido todos los pronósticos para un millonario y estrella de televisión caracterizada por ser controversial, pero aún no termina la contienda, falta mucho por ver y cada vez más se va despejando el camino como ha sucedido con el retiro de Carly Fiorina, la única mujer,  y la salida de Jeb Bush, así como el apoyo de figuras como Sarah Palin hacia Trump.

 Con el retiro de Jeb Bush se esfuma la posibilidad de continuar la dinastía Bush en la Casa Blanca, por ahora. Jeb era buen candidato para la comunidad hispana, hablaba español durante la campaña y está casado con una hispana pero parece que luego de una década de guerras, los americanos están muy  cansados como para tener otro Bush. No pudo quitarse de encima la cruz pesada de su hermano mayor.

 Pero ciertamente existe la posibilidad de que Trump pierda la convención luego de haber ganado todas o la mayoría de las primarias. No ha sido un camino fácil para Trump, pues sus declaraciones no sólo han escandalizados a todo Estados Unidos, especialmente los hispanos y musulmanes, pero también a los líderes del Partido Republicano. No obstante, el magnate continúa su paso triunfal hasta la nominación presidencial al seguir encabezando las encuestas, sondeos y ahora el Súper Martes.

 Un dato interesante de “autosuficiencia” en cuanto a recaudación de fondos, es que el multimillonario se enorgullece de decir que está usando fondos propios,  especialmente sabiendo que ha invertido cantidades significativas en su promoción en los primeros estados que votan en las primarias, logrando con esto un buen “saque de balón” que si logra influir en la percepción de la realidad de seguro se transformará en un “efecto dómino” hasta el final. Claro, excepto si su boca le traiciona como hemos dicho.

 Sin embargo, desde el inicio muchos críticos vaticinaban que la pre-candidatura de Donald Trump se desvanecería en algún punto de la carrera presidencial. Como hemos dicho, aún falta mucho por ver y si Donald Trump falla o comete un “error oral”, Ted Cruz tomaría la delantera considerando que viene con mucha fuerza como segundo candidato favorito.

 Debemos prestar atención a Ted, ya que candidatos como Ben Carson que empezaron fuertes parece que se les acabó el combustible en el camino, pero luego de Iowa,  tenemos la impresión de que Ted Cruz tiene una estación de combustible en casa y no sabemos cuándo se apagará abruptamente el motor de Trump. Por otra parte, el vehículo de Marco Rubio no logra resolver algunos problemas técnicos pero sigue corriendo y ya había llegado en tercer lugar en la primaria de Carolina de Sur.

 Luego del “Súper Martes”, donde varios estados celebraron sus primarias para la asignación de un cuarto de la totalidad de los delegados, podremos ver cómo se desarrolla la disputa republicana que todavía sigue siendo amplia, mientras que la demócrata está más definida y cerrada con las figuras hegemónicas de Hillary Clinton y Bernie Sanders, siendo  Clinton la ganadora del Súper Martes al obtener 486 delegados contra 321 de Sanders.

Será Donald Trump el candidato republicano a la Casa Blanca?

Aunque luego del Súper Martes Trump afianzó su liderazgo, pienso que el legendario Yogi Berra de los Yankees de Nueva York tiene la respuesta: “el juego no se acaba hasta que se termina”.

Por Geovanny Vicente

@geovannyvicentr

Geovanny reside en Washington, D.C., es abogado, politólogo y profesor universitario. Especialista en Políticas Públicas y Función Pública, con varios años de experiencia en el sector público. Académico de Derecho Administrativo, Criminología y Derecho Penitenciario. Conferencista sobre temas de función pública y servicio civil, así como de tópicos de Gobierno Abierto (ética, transparencia, participación, libre acceso a la información, etc.). Director del Centro de Políticas Públicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD). Premio Provincial de la Juventud 2015 del Distrito Nacional, por su Liderazgo Profesional y Político, otorgado por la Presidencia de la República y el Ministerio de la Juventud.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *