El girl power centroamericano

Por Ana Evangelina Aguilar @anaevange

Si bien el número de mujeres en la política ha crecido a nivel mundial, en Centroamérica los números no son muy alentadores… ¿Entonces las mujeres centroamericanas no participan en política? Sí, sí participan. Tienen derecho a voto desde hace unos 50 años en promedio para los 5 países. Constituyen, con diversas dificultades, estructuras partidarias. Apoyan, mínimamente, en la construcción de propuestas para planes y estrategias políticas. Participan en contiendas electorales; pero son insuficientes las electas. Algunas llegan a puestos importantes; pero hay muy pocas están en puestos de jerarquía, de decisión, de poder.  

En cada uno de los países de Centroamérica las mujeres representamos más del 50% de la población y sólo en Costa Rica dicha representación es equitativa con los puestos que  tienen en el Gabinete de Gobierno. Similar es el caso en los Congresos Centroamericanos, ya que sólo Nicaragua y Costa Rica tienen un poco más de un 45% de mujeres parlamentarias, los países del Triángulo Norte Centroamericano son los que se quedan atrás, Guatemala tiene un 12.7%, Honduras 21.1% y El Salvador 31%.

Las noticias en los medios de comunicación en donde se menciona a mujeres haciendo política en el centro de América puede ser que nos proporcionen la impresión que son considerables los puestos de importancia y de decisión ocupados. Además, las excepciones de líderes femeninas como Epsy Campbell –Vicepresidenta de Costa Rica– y Rosario Murillo –Vicepresidenta de Nicaragua– para algunos analistas políticos son sólo concesiones de tipo estratégico electoral. Pero si vemos los números en grueso en los cinco países la deuda es grande.

Mujeres en ramas de poder en Centroamérica

PaísMinistrasDiputadasJudicaturaAlcaldías
Costa Rica52.0%45.6%31.6%14.8%
Nicaragua47.6%45.7%31.3%40.1%
El Salvador20.0%31.0%33.3%10.3%
Guatemala63.%12.7%53.8%3.0%
Honduras23.5%21.1%33.3%6.7%

Fuente: Datos obtenidos de publicación periódico El País. Mujeres y cuotas de poder en Latinoamérica.

En la historia, la última mujer presidenta en Centroamérica fue Laura Chinchilla (Costa Rica 2010-2014), en Nicaragua fue Violeta Barrios de Chamorro (1990- 1997) datos contrastantes con Guatemala, Honduras y El Salvador, de nuevo el Triángulo Norte Centroamericano que se queda a la cola, ya que en ninguno de estos países ha existido una mujer presidenta.  

Pero, ¿es esto importante?, ¿es transcendental que existan mujeres en política? Académicos, políticos y representantes de organizaciones internacionales opinan que sí, que puede resultar determinante para nuestros países. Por ejemplo, la primera y primer ministro femenina de Canadá en 1993, Kim Campbell, cree que las sociedades justas requieren una gama de perspectivas; Sarah Childs, profesora de género y política en la Universidad de Bristol, considera que la paridad en la política tiene que ver directamente con la justicia social; y de hecho para la ONU, las mujeres tienden a innovar en política al trabajar a través de líneas partidarias y defender los problemas sociales que a menudo se ignoran.     

Entonces si es determinante, si es tan importante, ¿qué impide que cada día más mujeres nos involucremos? ¿Será cuestión de cultura?, ¿de principios?, ¿de qué depende? Yo creo que es algo que debe determinarse no sólo por los Estados. Es algo que debemos decidir nosotras mismas, es un tema que nos incumbe a nosotras. Empoderarnos de los espacios y tomar por asalto cualquier oportunidad que se presente sin darle validez a las comparaciones entre hombres y mujeres.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.