El CityOS de Barcelona, una apuesta para el futuro

 

Por. Carlos Moreno para i-Ambiente

Barcelona acaba de escoger al consorcio que tendrá a su cargo la plataforma CityOs. Es un gran orgullo para mí ver encarnarse en una ciudad pionera mundial de la inteligencia urbana social y tecnológica, los aportes de los resultados de mis trabajos de investigación disruptiva en mi laboratorio universitario y posteriormente a través de mi ex start up, SINOVIA.

La Ciudad de Barcelona, cuyo espíritu innovador he subrayado en esta columna líder en materia de inteligencia urbana, lleva desde hace cerca de cuatro años un programa ambicioso de ciudad-plataforma bautizado CityOs. El Instituto Municipal de Informática (IMI), – que justamente acaba de celebrar sus 25 años de vida-, acaba de anunciar el consorcio retenido para hacerse cargo de su desarrollo operacional. Me siento orgulloso de compartir el hecho de que en el corazón de la futura plataforma CityOS se encuentra la plataforma Open Control, de la que fui iniciador. Con este proyecto de plataforma urbana, triunfa en un contexto internacional uno de mis resultados de vanguardia dentro de mi trayectoria de catedrático, investigador y emprendedor pionero en el área de la Smart Cities, ahora que esta plataforma alcanza su maduración industrial en el seno del grupo mundial ENGIE (exGDF SUDEZ), quien había adquirido por esta razón mi start up SINOVIA, integrándola desde su inicio y ahora en el consorcio ganador. 

Presentación de CityOs 

os

CityOs es una plataforma en la cual las palabras clave que debemos retener son servicios, usos e interoperabilidad. Como elemento federador digital, el CityOs va a permitir a Barcelona abrirse aún más al conjunto de ciudadanos para tener un mejor conocimiento de la ciudad y co – construir colectivamente su evolución gracias al diseño de los servicios. Se trata de una nueva manera de manejar la valorización de los datos urbanos (como ente otros, la calidad del agua, del aire, la gestión de la movilidad, la valorización de los desechos, la eficacia energética, la gestión de la demografía, la meteorología local y muchos más) alrededor de un objetivo: prever y de anticipar los usos sociales con la innovación ciudadana y la convergencia virtuosa entre servicios, infraestructuras y nuevas tecnologías.

La plataforma CityOS se presenta también como una metodología de trabajo federativa que apunta a:

  • Abrir y ampliar la utilización de los datos ligados al funcionamiento de la ciudad (base de datos municipales y no municipales, datos salidos de sistemas de sensores, de las redes sociales, de la emergencia colaborativa y ciudadana etc.) y hacer que a partir de estos datos se conviertan en  conocimiento;
  • Ofrecer, gracias a la interoperabilidad, una interacción horizontal más allá de los verticales propios a los diversos servicios de la Ciudad ;
  • Facilitar el análisis de los diversos datos recolectados y elaborar, a partir de éstos, nuevas proposiciones de servicios ;
  • Ser uno de los soportes, a la escala real, de la anatomía de la ciudad emanada de los trabajos de la organización internacional pionera en la cual la ciudad de Barcelona y el IMI en particular ha sido motor  la «City Protocol Society» (CPS), en particular en cuanto a las ontologías.

Cuando la ciudad se convierte en un ecosistema vivo cada vez más complejo, evolucionando en tiempo real, la propuesta de construir el  CityOS contribuye a la construcción de una ciudad mas sostenible, responsable y respetuosa de los equilibrios al servicio de una comunidad de intereses.

(Animación de presentación de la plataforma)

 Una visión de la ciudad de mañana

La visión que ha presidido este proyecto se inscribe perfectamente en esta que defendemos desde hace muchos años en la escena internacional con la Smart City humana:  afrontar, gracias a la inteligencia urbana, los cinco grandes desafíos de la ciudad de mañana (social, cultural, económico, ecológico y de resiliencia) haciendo converger las 3 grandes palancas que son la inclusión social, la reinvención de las infraestructuras urbanas y la innovación tecnológica en particular digital.

El programa CityOs viene así traducir la voluntad de la Ciudad de Barcelona de construir, gracias a las aportaciones de la tecnología, nuevos espacios abiertos para los ciudadanos que permiten asegurar la interoperabilidad de numerosos servicios urbanos y aplicaciones. No se trata de una acción tecnocrática  de la ciudad, sino ante todo la voluntad de hacer de la ciudad una plataforma a cielo abierto, un laboratorio permanente de experimentaciones, funcionando 7 / 7 y 24h / 24.

Espacio numérico del compartir de los datos, CityOs se inscribe en la tradición del agora griego, del foro romano o del zócalo mexicano, ahora en el siglo XXI. Se presenta como una prolongación, que no es la de un modo virtual, sino la continuidad del espacio físico urbano multiplicado y ampliado en sus posibilidad de interacciones e interconexiones, gracias al poderio del digital y el  potencial que este genera por el compartir de las informaciones, los intercambios y los encuentros.

Plataformas, hibridación y diseño de servicios 

Para terminar quisiera resaltar, ahora que Barcelona lanza la primera plataforma urbana mundial, el papel esencial que estas van a jugar como dinamizadores de eco sistemas en la ciudad de mañana.

Las plataformas son sistemas digitales que permiten de agregar, enriquecer, recrear, contextualizar las informaciones, y que ante todo son una herramienta para que los usos y las funcionalidades de los servicios pueden ser repensados y encarnados. Verdaderos espacios de agregación y de encuentros en los cuales convergen los mundos físicos, digitales y sociales, las plataformas son lugares que permiten aprehender de otro manera los usos cuando las economías de mañana giran cada vez más a la del compartir.  La inteligencia de la ciudad es cada vez más aquella en la que la vida colaborativa crea valor social. Las plataformas son así una punta de lanza de esta nueva generación de la ciudad, la “Sharing City”

A través de las plataformas dedicadas a la movilidad en ciudad por ejemplo, el coche no es pensado más como un objeto que se posee y deja su lugar a aquellos que compartidos representan un carácter social y funcional para desplazarse. Las plataformas han dado lugar a esta nueva  cultura de la hibridación,  con un va y viene indispensable entre el mundo físico y el mundo físico gracias al efecto de aceleración y de catálisis  del mundo digital, permitiendo de aumentar las oportunidades de usos y servicios nuevos, diversificados, su aceptabilidad social y la capacidad a hacerlas realidad en la vida cotidiana.

Por esta razón la «estética de la hibridación», ha cobrado una gran fuerza en la transformación a través de un elemento clave que es el diseño de los servicios – noción fundamental para comprender la cultura de la innovación urbana – que está desarrollandose de manera creciente  en el mundo en la actualidad. Lo mismo que un diseñador concibe un objeto funcional para conferirle nuevos usos con una cierta estética y calidad, las idas y vueltas entre el mundo físico y el mundo digital a través  las plataformas van a permitir de re concebir los servicios y los funcionalidades de la vida urbana cotidiana, con la participación de cada cual. La era de la multitud, del crowd, de la emergencia colaborativa y de la inteligencia colectiva, es uno de los mayores desafíos que se nos presentan, en este momento crucial de cambio de paradigma.

Una apuesta para el futuro 

La ciudad de Barcelona ha realizado un largo trabajo de formalización de este concepto poderoso de la ciudad – plataforma, y se ha dado los medios de desarrollar la cadena completa de la innovación urbana, social y tecnológica, no como una vitrina marketing sino ante todo implicada en la transformación de proximidad de la vida de la ciudad. Fruto de un diálogo intenso entre los diferentes actores de la ciudad, públicos y privados, las iniciativas desarrolladas y dentro de ellas, el programa faro del CityOs, reposa en una visión de ruptura alrededor de arquitecturas abiertas hacia y para los ciudadanos.

He tenido el honor de participar desde el principio en este proceso iterativo en concertación estrecha con las autoridades municipales y el conjunto del ecosistema. Partimos sobre este tema de de una hoja en blanco, y en lo que me concerne con la contribución de los trabajos científicos que lideré en mi laboratorio de investigación  en  Francia, dandole vida luego a través de mi start-up, SINOVIA, para ser integrados en el seno de uno de los grupos principales y mundiales de la energía y de los territorios, ENGIE, y propuestos en la solución ahora del CityOs de Barcelona.

El consorcio que va dentro de poco a comenzará los trabajos asume un desafío hacia el futuro: mostrar, en una de las capitales mundiales de la innovación urbana y capital europea de la innovación, que la vía « social centric », de la iniciativa ciudadana y de la aportación de la multitud constituye un formidable motor para transformar nuestras ciudades.

La plataforma es una herramienta poderosa en el servicio de esta voluntad. El diseño de servicios y el desarrollo dela interoperabilidad para acelerar la concepción de los nuevos usos se han dado hoy cita en la ciudad de Barcelona, para proyectarse en el futuro y ser así pronto un referente a nivel mundial. Es una gran alegría de participar en esta magnífica iniciativa de alcance internacional, signo también de la vitalidad de este ecosistema.

¡Buena suerte al CityOs, éxitos  y felicidades!

 /*/*

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.