Víctor Almonacid: “Ley de Transparencia ? Más bien Ley de apariencia”

“Cuando uno estudia la Ley de transparencia se da cuenta de que era más bien una Ley de apariencia, un paripé, porque la Ley en sí es muy poco transparente.”

¿Qué beneficios aporta la Innovación en la Administración Pública?

Son muchos los beneficios que aporta, pero son muchos más los perjuicios de no innovar. La innovación convierte una Administración del siglo XX en una adaptada a la sociedad del siglo XXI. La no innovación es la muerte de la administración.

¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta la Administración Pública en materia de Innovación? (En España)

Pues que al final quienes innovan son las personas, y no hay ningún estímulo profesional ni personal para que los empleados públicos dediquen tiempo y energía a cambiar unas estructuras y un funcionamiento obsoletos. Al contrario, todo son trabas y dificultades. Afortunadamente la figura del innovador público ha surgido igualmente, casi por generación espontánea, y por puro altruismo, por pura ética, ha innovado a pesar de las dificultades. El problema de esto es que las administraciones donde no han surgido estas figuras se han quedado rezagadas, y esto es grave porque con ello no se cumple el principio constitucional de que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos en todos los territorios.

Impulsor del cambio en la Administración con el objetivo de que sea más legal, moderna y eficiente (y de momento consiguiéndolo). Intraemprendedor. Analista sociopolítico y económico independiente.
Activo y proactivo en defensa de la legalidad, el municipalismo, la administración electrónica, el gobierno abierto, el empleo público profesional, la gestión inteligente y cualquier otra buena práctica que sea más lícita, democrática y eficiente.

¿Qué posibilidades ofrecen las nuevas tecnologías en los procesos participativos de la ciudadanía?

Los ciudadanos, las personas en definitiva, están mayoritariamente en Internet. Se informan y participan en las RRSS, y normalmente lo hacen a través de sus dispositivos móviles. La administración debe estar donde están los ciudadanos y por tanto los gobiernos deben empatizar con esta realidad. Evidentemente todo empieza con la transparencia, que es la premisa de la participación. En la época actual, cuando a un ciudadano le preguntas te responde; suele tener opinión y por lo general no es muy buena. De hecho es muy probable que el ciudadano opine igualmente aunque no le preguntes. La evolución tecnológica ha potenciado mucho este tipo de cultura participativa, pero sobre todo lo ha hecho la evolución social.

¿Qué importancia han adquirido las Políticas de Transparencia y los accesos a la información por parte de la ciudadanía en los últimos años?

España no es un país transparente. Ha sido prácticamente el último de la Unión Europea en aprobar una Ley de transparencia, y cuando uno la estudia se da cuenta de que era más bien una Ley de apariencia, un paripé, porque la Ley en sí es muy poco transparente. Por ejemplo permite denegar prácticamente todas las solicitudes de información: unas veces por la protección de datos y otras por el silencio negativo. También se han aprobado leyes autonómicas que han mejorado estos tremendos fallos, pero yo creo que la clave está en la cultura de la transparencia más que en lo que pueda decir en una Ley estatal, o autonómica, o una Ordenanza municipal. Esto lo predica muy bien mi amigo Fermín Cerezo. Creo que los gobiernos aún no han interiorizado esta cultura de la transparencia y los ciudadanos la verdad es que tampoco. Participan, sí, ya lo hemos dicho, pero lo hacen de una forma un tanto inmadura. Se utiliza la información, por parte de todos, de una manera un tanto torticera. Pero las opiniones, las informaciones y los datos son oro, un metal precioso del siglo XXI. Sirven para mejorar el mundo. Por lo general la mayoría de gobiernos y administraciones aún no conocen o no entienden este fenómeno.

¿Qué utilidad creen que le dan los gobiernos a la información que reciben del ciudadano?

La información en ocasiones ni se tiene porque no se han molestado en recabarla. Cuando se dispone de ella, la mayoría de veces no se utiliza, porque la información normalmente sugiere cambiar el modus actuandi y luego vemos que no se cambia nada. Y cuando se utiliza, se hace sobre todo políticamente, salvo honrosas excepciones por parte de gobiernos que manejan la información y los datos para mejorar el servicio público y para co-gobernar en régimen de gobierno abierto. Este es el modelo ideal.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

2 comentarios sobre “Víctor Almonacid: “Ley de Transparencia ? Más bien Ley de apariencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.