Crisis económica en Ecuador: Las soluciones políticas no responden a fanatismos

Por María Fernanda Orellana Villarreal

CRISIS ECONÓMICA EN ECUADOR Y MOVIMIENTOS SOCIALES

Para cuando se publique este artículo en alguna revista regional americana, posiblemente los acuerdos ya hayan llegado a su culmen.  El problema de las escritoras que tenemos la costumbre de decir frontalmente las cosas, es que nuestras ideas pueden ser censuradas, por obvias razones, uno de los medios oficiales que dan cuentas al estado ha censurado este artículo de opinión:

Desde la Sociología y Política, Gramsci y los estudios sobre “el poder”, expresan que el poder económico está como fundamento del poder político.  El mundo ha funcionado así en algunas épocas, especialmente desde la primera industrialización; ante las guerras, el Capitalismo tomó fuerza y las políticas neoliberales han sido una solución que ha causado tantas desigualdades, ahora el mundo lucha por invertir este concepto y busca igualdad de oportunidades, igualdad de género, entre otras.

Ing.  María Fernanda Orellana V.
Magister en Sociología Política y Gobernabilidad. Universidad Central del Ecuador.
Doctoranda en Humanidades y Estudios Sociales para América Latina. Universidad de Alicante. España.
Docente de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.
Gerente de Political Sociology & Gender Consultant

La política económica en Ecuador ante la crisis actual, debe ser una política propia, consciente de su realidad pluricultural, de los procesos históricos y de la necesidad de consensos con la participación de todos sus actores.  La responsabilidad de devolver la estabilidad al país, es gubernamental, sin embargo, social. Son las grandes empresas nacionales y transnacionales quienes más evaden impuestos y fugan los capitales a través del contrabando marítimo, y, los bancos subsisten gracias a nuestras aportaciones.  A las grandes empresas les interesa mantener acuerdos con el FMI, pero se olvidan de los más afectados, la clase económica media y baja.

En este sentido, la presencia del movimiento indígena en la capital del Ecuador, responde a dos cosas, una, a la reconstitución de la voz del pueblo, de los movimientos sociales de mujeres, trabajadores, estudiantes y docentes universitarios, grupos ambientales, artísticos y empresas con responsabilidad social que fueron callados y controlados por la política correista. Y otra, al impacto de las políticas económicas y a la incapacidad del gobierno para mantener el diálogo y negociación con el pueblo y con los grupos antes mencionados.

Las soluciones políticas no responden a fanatismos cuando la región entera se encuentra en crisis, no se puede hablar de izquierdas, ni derechas netas.  No existen ideologías políticas puras en momentos de globalización, acuerdos mundiales de las naciones y nuevas formas de emprendimiento con desarrollo sostenible y anti-extractivismos para preservar el ambiente, economías locales y la vida de las culturas étnicas en sus propias tierras.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.