Clinton vs. Trump: El arte de administrar los recursos durante las campañas

Por Micaela Mallorca

Resulta que el multimillonario –que inició su campaña en junio con 1.3 millones de dólares disponibles para invertir en la misma, contra los 41 de su oponente Clinton-, no posee un equipo sólido que lo resguarde, solo cuenta con 70 personas, mientras que Hillary posee nada menos que 700. Sumado a esto, Trump se desprende de las maniobras llevadas a cabo tradicionalmente  –como lo es el hecho de reunirse con la cúpula del partido republicano para conseguir voluntarios, recaudar fondos y conseguir publicidad-, limitándose, en cambio, a financiar gran parte de la campaña por sus propios medios. Esto último denota una clara actitud individualista y deja en claro que el candidato busca implementar la misma estrategia que ha utilizado en las primarias, ignorando el hecho de que las elecciones de noviembre, al no ser internas, serán particularmente diferentes, por lo cual seguir por el mismo camino inevitablemente constituiría un error, ya sea a corto o a largo plazo.Las elecciones en Estados Unidos están cada vez más cerca, Donald Trump y Hillary Clinton continúan peleando cabeza a cabeza por la presidencia, pero he aquí otro palo en la rueda de esta turbulenta batalla mediática: ¿Donald Trump ya no cuenta con dinero que respalde su estrategia?

Micaela Mallorca Estudiante de Lic. en Comunicación Social en la Universidad FASTA de la ciudad de Mar del Plata, actualmente tesista. Aficionada a la fotografía y el arte, siempre buscando aprender cosas nuevas. He trabajado en prensa de espectáculos, redacción y corrección de notas
Micaela Mallorca
Estudiante de Lic. en Comunicación Social en la Universidad FASTA de la ciudad de Mar del Plata, actualmente tesista.
Aficionada a la fotografía y el arte, siempre buscando aprender cosas nuevas.
He trabajado en prensa de espectáculos, redacción y corrección de notas

De más está decir que estos contrincantes van por caminos totalmente diferentes: uno gastó la mayor cantidad del dinero disponible en gorras que contenían la leyenda “Make America Great Again” y aprovechó la cobertura televisiva sin haber puesto un dólar para ello, mientras que el otro ya ha invertido millones en conseguir votantes, publicidad y hasta ha recurrido a Big Data. Por si no quedó claro, las primeras maniobras pertenecen a Donald Trump, mientras las que le siguen son obra de Hillary Clinton.

Lo anteriormente mencionado ya nos deja entrever por un lado el desarrollo de una campaña tradicional –la del empresario inmobiliario-, versus una campaña  3.0. Cabe destacar por último que lo que convierte en tradicional a lo realizado por Trump  no es la no presencia en redes sociales –que de hecho utiliza-, sino la ausencia de segmentación de los votantes, que tiene como consecuencia  el enviar un mensaje homogéneo a un público por descontado heterogéneo.

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.