Ciudades en expansión: El desafío de avanzar hacia la innovación social

Browse By

Desde hace ya un par de años que los temas urbanos y los relacionados a la modernización de las ciudades mediante la tecnología y la innovación fueron escalando posiciones en las agendas de gobiernos, medios de comunicación y empresas. Y de a poco también lo irán haciendo en los temas que son prioritarios para la opinión pública.

Por Andrés Larre (@Andres_Larre), Subsecretario de Innovación y Ciudad Inteligente del Ministerio de Modernización, Innovación y tecnología de la Ciudad de Buenos Aires.

En paralelo -y como consecuencia- se percibe una suba constante en la demanda de los ciudadanos de una mayor eficiencia y de soluciones a problemáticas en común, principalmente en transporte y movilidad urbana, seguridad, medio ambiente, salud, vivienda, educación y mejoras en los diferentes servicios públicos (agua, luz, recolección de basura, etc). Suena lógico, ya que en definitiva, las ciudades albergan cada vez más personas y la mayoría de nosotros viviremos en alguna para el 2050 (el 80% según datos de la ONU). Nuestra región, Latinoamérica, tendrá seis megaciudades (aquellas de más de 10 millones de habitantes): Buenos Aires, San Pablo, Lima, Bogotá, Caracas y Ciudad de México. En las últimas seis décadas las poblamos con casi ocho veces más personas y su expansión territorial fue realizada prácticamente sin planificación urbana. Lima, por ejemplo, aumentó diez veces su población entre 1940 y 1984.

Este es el contexto general dentro del cual la sociedad demanda soluciones a sus problemas más urgentes. Y nosotros, los que trabajamos en el sector público, estamos obligados a proveer las herramientas para mejorar la calidad de vida y garantizar la integración social de los ciudadanos. La tecnología se presenta aquí como una de las claves principales para enfrentar este desafío y avanzar en el camino de la innovación social.

A mediados de febrero estuve en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el evento anual de tecnología móvil más importante del mundo. Más allá de celulares y tablets, cada vez más se muestran allí productos, servicios y soluciones destinados a las ciudades del futuro. No es casualidad ya que Barcelona es, junto con otras ciudades como Singapur, Copenhague o Yokohama, un referente mundial en soluciones de conectividad aplicadas a las ciudades. Por eso actividades, stands y cientos de personas estuvieron dedicadas exclusivamente a los temas urbanos durante los cuatro días del MWC. En esta edición, la conectividad en 5G (hasta 100 veces más rápida que el actual 4G) fue la protagonista. Los expertos aseguran que en muy pocos años será el estándar de comunicación para vehículos autónomos, casas inteligentes, espacios públicos, calles, transporte público, etc.

En el mundo actual de movilidad constante, el Big Data (es decir, la recolección y el análisis de grandes cantidades de datos digitales) también crece a gran escala. La lectura de la información puede servir para extraer todo tipo de conclusiones. Un ejemplo de ello puede ser en la industria del turismo, el proyecto en conjunto entre el ayuntamiento de Barcelona, el centro tecnológico Eurecat y la operadora móvil Orange. El mismo consistió en medir y cruzar durante julio de 2016 todas las conexiones móviles en la zona que rodea a la Sagrada Familia. Las conclusiones del estudio fueron muchas, como detectar que el 50% de los turistas permanece en el área menos de 40 minutos y que sólo el 20% de los que se acercan ingresan a visitar la basílica. También que la gran mayoría de la gente tiende a entrar y salir por una misma boca del subte.

Así, conectividad a grandes velocidades y Big Data son apenas dos de los temas que sirven para empezar a analizar el futuro de las ciudades. Hay muchos otros más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *