CIUDAD INTELIGENTE, DESTINO INTELIGENTE

Por Vitor Pereira (@conteudochave )

Hace 5 años Ámsterdam lanzó un evento dedicado a las Ciudades Inteligentes. El tema nacía en las grandes ciudades y ninguna quería se quedar fuera. Participé en cuatro de las cinco ediciones del Smart City Event, tornándome colaborador regular en el blog e en la plataforma que surgió después, el Smart Circle. ¿Qué ha ocurrido desde hace 5 años hasta ahora? ¿Ámsterdam y la generalidad de las grandes ciudades cambiaron? ¿Para mejor? ¿Para peor? ¿Se tornaron más inteligentes? ¿O se han tornado estúpidas?

Acuérdese que en 2010, presenciábamos el boom de las redes sociales con el Facebook, por ejemplo, en su exponente máximo de actividad social virtual. Acuérdese que, comparando las mías visitas anteriores a 2010 y 2007 (antes del lanzamiento del iphone), la ciudad de Ámsterdam ya vivía días de gloria con startups (que mientras se tornaron gigantes) y con una cultura sostenible, una sociedad abierta y tolerante, un modus vivendi que atrajo millares de jóvenes para aquí se fijaren y millones de turistas para a disfrutaren algunos días (no vale la pena volver al mismo tema de la prostitución y las drogas, Ámsterdam ha superado el asunto de forma Smart, aunque aún así hay inmensos problemas latentes).

¿Que cambió en 2010? La tecnología y las redes sociales nos digitalizaran. Y aunque los holandeses siguieran utilizando la bicicleta en el invierno, a la lluvia y al viento, pasaran a hacerlo “conectados” y a mirar fijamente y constantemente para una pequeña pantalla. Claro que el problema no fueron los “accidentes” causados por este comportamiento extraño y se diga que he asistido a algunos chicos y chicas a lo ejecutaren de una forma absolutamente extraordinaria. ¡Que destreza!

Conducir con una mano, móvil en la otra…todos estaban conectados. Pero de una forma digital. O que los tornó ciudadanos desconectados físicamente de la ciudad.
Bueno, en 2015, el panorama sigue más o menos el mismo. Aunque crece la tendencia para los ciudadanos se ‘desligaren’. Aunque la estagnación de la erupción del Facebook que fue, todavía, sustituida por la erupción de otras redes, por ejemplo el SnapChat para los más jóvenes.

La juventud se conecta o desconecta?

unnamed (5)

Ámsterdam de 2015 tiene más jóvenes disfrutando del aire libre y de los parques, más gente practicando deporte, a leer libros, el número de bicicletas no para de aumentar, el número de smartphones también…pero tengo la sensación que ya no es como en 2010. Pero las apariencias engañan. Entonces, pregunté a dos jóvenes lo que pensaban de toda esta parafernalia digital y el cúmulo de gente desconectada de sus familias, y además de los otros ciudadanos.

Uno de los jóvenes con quien he hablado, sigue utilizando el Facebook “pero no como antes”, me dice. Ahora usa más el sistema de mensajes instantáneas, “para combinar encuentros y planear actividades con los amigos”.
El día siguiente hablé con otro amigo, un poco más viejo, a rondar los 42 años. A la misma pregunta (se estaba más o menos dependiente de la tecnología) ha respondido que estaba menos. “Nunca estuve tan cansado de la tecnología como estoy hoy”, explicó. “Es increíble ver en el metro, en los restaurantes, en los bares, nuevos y viejos, familias enteras, sin trocaren una palabra, apenas mirando al móvil, como se estuviesen hipnotizados”, dice. “¡Fue como un golpe en la cabeza!, concluye. Ahora pasa más tiempo con sus amigos, familia, hace deporte, voluntariado, colabora con los movimientos cívicos del barrio.

Vitor Pereira Vitor Pereira Después de 20 años dedicados al periodismo y los medios de comunicación, Vitor Pereira está, desde 2008, involucrado en nuevos proyectos relacionados con la innovación tecnológica en sectores clave como el turismo, ciudades y territorios, inteligentes, así como la comunicación, información, y opinión de esas soluciones. Consultor de municipios en Portugal, experto en comunicación y organización de mensajes e ideas, mentor de nuevos proyectos de negocio y desarrollo sostenible. Blogger en Portugal, Amsterdam, Londres, EUA y España. Ha sido distinguido con el PREMIO PERSONALIDAD SMART CITIES 2015, que se concede, por primera vez, en el marco de la Green Business Week, una iniciativa de la Fundación AIP (Asociación Industrial Portuguesa), para “distinguir a la personalidad que durante el año 2014 más haya contribuido a la divulgación y el desarrollo de los territorios y las ciudades de Portugal y de sus proyectos en el ámbito de la sostenibilidad y la inteligencia” Vitor es, además, CEO de la Agencia de Comunicación y Innovación tecnológica y creativa “Conteudo Chave” (Contenido clave), una de las primeras agencias de comunicación digitales dedicadas a la Realidad Aumentada en Portugal.
Vitor Pereira
Después de 20 años dedicados al periodismo y los medios de comunicación, Vitor Pereira está, desde 2008, involucrado en nuevos proyectos relacionados con la innovación tecnológica en sectores clave como el turismo, ciudades y territorios, inteligentes, así como la comunicación, información, y opinión de esas soluciones. Consultor de municipios en Portugal, experto en comunicación y organización de mensajes e ideas, mentor de nuevos proyectos de negocio y desarrollo sostenible. Blogger en Portugal, Amsterdam, Londres, EUA y España.
Ha sido distinguido con el PREMIO PERSONALIDAD SMART CITIES 2015, que se concede, por primera vez, en el marco de la Green Business Week, una iniciativa de la Fundación AIP (Asociación Industrial Portuguesa), para “distinguir a la personalidad que durante el año 2014 más haya contribuido a la divulgación y el desarrollo de los territorios y las ciudades de Portugal y de sus proyectos en el ámbito de la sostenibilidad y la inteligencia”
Vitor es, además, CEO de la Agencia de Comunicación y Innovación tecnológica y creativa “Conteudo Chave” (Contenido clave), una de las primeras agencias de comunicación digitales dedicadas a la Realidad Aumentada en Portugal.

Mientras escucho estas dos versiones imagino lo que será en unos años. Como ya está a ser la generación que creció o nació con la televisión. Antes de la internet y después de la internet. Antes del boom móvil y después de él. Me quedo entumecido y aprehensivo. Efectivamente, por todas las ciudades que tengo pasado ocurre este fenómeno de exceso digital y ausencia de real social. Veo también que hay otra parte. La parte desconectada del digital y envuelta en la vida, con la especien, con la naturaleza, con la arte, con la cultura y con la educación. Mientras tanto, una joven tenía un pequeño accidente en cuanto circulaba de bicicleta y usaba su móvil al mismo tiempo. Infierno. Al final Ámsterdam no ha cambiado mucho.

Pero alguien más cercano ayuda inmediatamente la chica tambaleante (que seguía con su móvil en la mano). Hay, al final, ciudadanos atentos, observadores y prestables.

Pienso entonces como podrá empezar a ser la vida de estos dos individuos. Ella, a caer de la bicicleta mientras respondía a los mensajes o simplemente ‘navegaba’ por el Facebook. Él, a oír una música en su Smartphone mientras practicaba su carrera diaria. Ella híper conectada. Él, digitalmente hummmm…básico. Pero atractivo. Se tornan amigos. Empiezan una relación. Constituyen familia. Son felices. Ciudadanos inteligentes, modernos y envueltos en su ambiente, adaptados a su entorno. Un caso fortuito (y aparatoso, felizmente sin daños mayores), se unieron. Es solamente una historia hipotética. Pero podría ser real o ya tener acontecido. No lo sé.

La ‘Ingeniería Social’ es la gran amenaza de privacidad?

El gran problema de la tecnología y de la evolución digital no es provocar quedas de bicicleta. Es mucho más grave que eso. Y, para mí, es este el grande peligro de las ciudades inteligentes basadas excesivamente en la tecnología.

Hablemos de la Ingeniería Social. ¿Un mito? Puede que lo sea. Todavía, ya es posible afirmar con toda la certeza que la cuantidad de datos que existen, abiertos o cerrados, permite simplificar cosas aparentemente complicadas.
Miremos el caso hipotético de la chica que cayó de bicicleta y fue acudida por un verdadero caballero.
¿Y se no fuera una casualidad?

Ella: híper conectada, fornece una inmensidad de datos a variadísimas plataformas, desde nuestro amigo Facebook y restantes redes sociales, hasta las apps que utilizaba para hacer amigos, marcar encuentros, etc.
Ya compartió inmensos gustos y preferencias. Sobre el tipo de hombre que gustaría conocer, sobre el tipo de música que le gusta escuchar, sobre sus películas preferidas, las series que no pierde, su comida favorita, los libros que sabe de memoria, los miedos que le quitan el sueño…al final, un largo número de información que ella y otros híper conectados comparten con las grandes corporaciones como el Facebook, Google, Amazon y otras.

unnamed (4)Él: probablemente también ya fue un híper conectado hace tiempos. Ablandó el ritmo, y ahora pasa menos tiempo conectado. Todavía, la información que compartió, forneció una inmensidad de datos sobre su personalidad y gusto personales que perdura en cualquier cloud de los millares que ahora existen. Mismo que permanezca ahora menos conectado, sigue a usar algunas apps, como el spotify para música, el iTunes, el shazam y otras apps como el google maps, apps de deporte y claro, el Facebook a veces.

Caso surreal: una inteligencia artificial decide, analizando todos los Big Data disponibles, que estos dos individuos van a tener una probabilidad de x por ciento de cruzaren, conocieren, enamorarse y constituir familia.

Caso irreal: esto todavía no está sucediendo. O estará…

La Smart City es una herramienta

Hablar del futuro del emprendimiento, como he dicho Neelie Kroes, sin subestimar la inteligencia de los ciudadanos. La antigua vice-presidenta de la Comisión Europea, ahora con funciones de incentivar el movimiento de startups en Ámsterdam, afirmó también que tiene fallado mucha cosa en la forma como se comunican las ideas, proyectos, decisiones y otras informaciones que deberían, sin duda, estar en el centro de las prioridades de cualquier ciudad, de cualquier administración y de cualquier empresa.

Hablar de economía de partilla, de sus ventajas y desventajas, pero sobretodo del cambio de paradigma en la forma como los ciudadanos se relacionan con los negocios, como aprovechan sus activos y como son obligados a encontrar maneras de contrariar la ausencia de empleos, la subida de rentas, de los impuestos y otros dramas que preocupan las economías familiares. Al final, como tan bien he explicado Molly Turner dando el ejemplo de función social que el Airbnb tiene actualmente en las ciudades y en la economía.

Hablar del destino digital, como una inevitabilidad o más una etapa en la evolución de la especie humana, como Shaun Dubravac subrayó, aún que una parte del mundo pueda estar totalmente abstraída de la tecnología, desconectada, solamente buscando alimento, sustento y agua para sus hijos y una muerte digna para los más viejos. Un destino digital que pone los “inteligentes” en un estado de desarrollo totalmente diferente, acentuando disparidades raciales, geoestratégicas y sociales.

Volviendo a la Ingeniería Social y a la engeñaría económica del capitalismo neoliberal o se quisimos, del socialismo marxista liberal chino, por ejemplo.

Volvamos a los orígenes. A los principios humanos. A los valores. Volvamos atrás en el tiempo. Al tiempo en que, inteligentes o no, teníamos el destino en nuestras manos, dependiendo solo de nuestras decisiones. Teníamos las probabilidades sintonizadas con los principios evolutivos y universales de la matemática… ¡Esperad! Al final estamos en ese tiempo…en el tiempo de las ciudades inteligentes, de las maquinas inteligentes y de los ciudadanos… (Decidan vosotros).
¡Este es el destino! Cojámoslo.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.