‘Andábatas, derivas y gestión en las ciudades’ por José G. O. Verón

Por José G. O. Verón para PolCom Diario @JgoVERON
Por José G. O. Verón para PolCom Diario @JgoVERON

La planeación urbana es, al momento presente, una realidad. No se sigue un curso azaroso en la gestión de las ciudades y de los espacios urbanos. Por razones, entre otras, también económicas

        Se sigue, por lo general, una estrategia, mas emergente que deliberada, que las gestiones continúan de la mejor manera que pueden. No llegan a darse “políticas de estado”, pero hay grandes líneas, grandes rasgos, que van surgiendo y que se continúan, de acuerdo a lo que se hubiera revelado con el tiempo como conducente o “mejor” para las ciudades. De esto se ocupa el urbanismo y sus recomendaciones, son pauta mundial y se da, más o menos, una relativa convergencia de opiniones

           Esto es decir, se puede sostener que las ciudades no son como  “Andábatas”. Andábatas era el nombre de un gladiador romano, que—se dice– luchaba con los ojos vendados. De aquí se tomó la idea empresarial de la “estrategia de la no estrategia”, la estrategia de Andábatas, que implica no tener una idea clara de hacia dónde se va y de que se pretende también como expectativas de logro

      Más allá de que hay obvias y lógicas discontinuidades, producto de los cambios de vientos políticos, de todas maneras, las gestiones de las ciudades siguen, por lo menos hasta cierto punto, ciertas directrices de urbanismo que, si no se siguieran, la gestión de la ciudad se perjudicaría y redundaría en desmedro de los intereses de los ocasionales “gestores”, alcaldes, intendentes o jefes de gobierno

  ¿Cuáles son algunas de estas pautas o directrices del urbanismo contemporáneo y posmoderno? Aquí solo pretendemos mencionar algunas

Por ejemplo, al día de hoy no se discute mayormente que es beneficioso favorecer los espacios verdes y generar áreas de vegetación, en la mayor medida posible. Esto genera beneficios de ecología urbana y percute positivamente en la salud general de la población

         También, es consenso favorecer y propiciar los trayectos aliviadores de tránsito, y favorecer la descongestión del tráfico, de manera que existan no una sino varias vías alternativas para llegar a diferentes destinos, y no sé de el caso de un “camino real” como en el urbanismo de la colonia, virreinal, donde había un único camino de extracción, exclusivo y excluyente. Las pautas urbanísticas contemporáneas tienden a la ampliación de las posibilidades y opciones urbanas, dentro de lo posible y de los límites de lo real y de la realidad

      Además, las conexiones inalámbricas y las locaciones y sitios “conectados” o con acceso a la web, son favorecidos todo lo posible, en el convencimiento de que ello generara ventajas, economías considerables de esfuerzos y ganancias netas de eficiencia a los pobladores, tanto personal como socialmente, como comunidad

          Las exposiciones culturales, artísticas y musicales son un rubro en el que se invierte considerablemente, en el convencimiento y el consenso también de que redunda en utilidades, gratificaciones y beneficios para los pobladores, percutiendo favorablemente sobre el nivel cultural y educativo de la gente más joven en especial

 Sobre estas directrices hay cierto consenso, la gestión puede estar más a la izquierda o más a la derecha, ser más liberal o más social-demócrata, pero estas líneas, en general, se siguen y se continúan. Son como pautas muy básicas del urbanismo que, han surgido o emergido luego de mucho aprendizaje social

     Mas como estrategias “emergentes” que como estrategias “deliberadas”, más espontáneas que premeditadas, ciertamente, pero son a nuestros días ideas-fuerza de la gestión de las ciudades y todos los alcaldes básicamente las siguen

       Hay ciertas nociones orientadoras, no se está del todo ante el vacío en la gestión urbana de hoy en día; se tiene hasta cierto punto una noción de lo mas preferible y de lo menos preferible y, con un criterio básico y fundamental de gestión de pasar de un estado de cosas menos favorable a otro estado de cosas más favorable, las gestiones urbanas, por izquierda o por derecha, no son como Andábatas, no van “a la deriva”; hay relativamente algunos vectores, ideas- fuerza que no llegan a ser políticas de estado pero que se siguen, quizá por básicas, sin mayores discusiones ni contiendas

          La discusión y el consenso urbanístico evita, en la gestión de las ciudades, las “derivas”, esto es decir, cuando se gestiona sin rumbo, sin brújula y sin dirección

      Hoy en día, gestionar según la “estrategia de la no estrategia”, como Andábatas, implicaría una gestión que irrogaría graves perjuicios a la población. Además de que empobrecería la eficiencia, social, personal y también empresarial. Las empresas y las organizaciones tienen expectativas de que se sigan y se observen estas pautas, líneas o directrices, para hundir capital y crear trabajo. Esto también refuerza las líneas urbanísticas

      Son pautas muy “a grandes rasgos”, indiscutiblemente. Pero se puede sostener que existen. Y son parte del vector de crecimiento y desarrollo de las ciudades, y de lo que tienen las urbes en común, y de lo que las hace, también, bellas

                                                             José G. O. Verón

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.