10 REGLAS PARA UNA COMUNICACIÓN POLÍTICA EXITOSA

Por Boris Henriquez (@PipitaHenriquez)

Usualmente tratamos de comunicar gestos, textos, discursos, presentaciones y otro tipo de gestiones visuales o audiovisuales que no ha estudiado adecuadamente a su público meta, en otras ocasiones son ligeras variantes que se deben efectuar para adaptar el discurso o comunicación para centrarnos siempre en lo que la gente o el público meta escucha. A veces olvidamos que si en realidad queremos llegarle a la gente o involucrarnos con una causa, primero debemos de hablar su propio lenguaje, por esto es muy importante retomar las palabras del buen amigo Dr. Frank Luntz cuando dice: “Lo que realmente importa no es lo que tu dices, sino lo que la gente escucha.”

Por eso y en ese mismo sentido, en esta ocasión vamos a detallar y analizar brevemente las 10 reglas para una comunicación exitosa según Frank Luntz:

1. Simplicidad: Utilice palabras pequeñas.

Para esta regla hay que matizar ligeramente lo referente a las palabras pequeñas, en el sentido que debemos de usar palabras cortas y en su mayoría simples. Es bastante usual que cuando estamos redactando un discurso o postura importante con respecto a cualquier tema tratamos hasta de ser posible de buscar sinónimos de palabras y utilizamos la más sofisticada o la que se vea más “bonita” de acuerdo a nuestro criterio. Por esto es bueno tomar en cuenta que la simplicidad cuenta y mucho y más aún en otras plataformas como las digitales, puesto que en nuestros días nuestro entorno se basa en el “text messaging.

Boris Ernesto Henríquez Aguilar Salvadoreño, Licenciado en Relaciones Internacionales, por cursar Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política, Docente Universitario, estrategia digital, muy apasionado por la comunicación política, el manejo de crisis, política 2.0, redes sociales y como potenciar la transparencia y el acceso a la información pública a través de las TIC´s. Amante del fútbol.
Boris Ernesto Henríquez Aguilar
Salvadoreño, Licenciado en Relaciones Internacionales, por cursar Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política, Docente Universitario, estrategia digital, muy apasionado por la comunicación política, el manejo de crisis, política 2.0, redes sociales y como potenciar la transparencia y el acceso a la información pública a través de las TIC´s. Amante del fútbol.

2. Brevedad: Usar oraciones cortas.

Esta regla también va muy de la mano con la posibilidad de ser lo más breve posible, por ejemplo evitar utilizar cinco palabras cuando en tres estás diciendo exactamente lo mismo. Un slogan corto y bien trabajado siempre será más efectivo y mejor posicionado que uno más amplio, es recomendable utilizar “la regla de tres” la cual consiste en buscar las tres palabras indicadas para transmitir mejor el mensaje, por mencionar algunos icónicos ejemplos: “Yes, we can”, “Just do it”, entre otros. En una comunicación política eficiente lo pequeño vence a lo grande, lo corto vence a lo largo y lo sencillo vence a lo complejo.

3. La credibilidad es tan importante como la filosofía.

La gente debe de creértelo antes de comprártelo y es que siempre las palabras que suelen salir de la boca de un candidato o de un funcionario se vuelven ellos mismos, es decir, las palabras que usas se convierten en vos y vos te conviertes en las palabras que usas. Por esto el sano ejemplo de predicar con el ejemplo, es difícil creerle a un candidato que te maneje un discurso de transparencia y rendición de cuentas que cuando fue funcionario nunca veló por esos principios. Y es que solo algunas cosas son más valorables que la reputación y la credibilidad a la hora de comunicar, por esto solo hay que jactarse de algo cuando ese algo está definitivamente en línea con la realidad, el resto es pura historia por no decir otra cosa.

4. La consistencia realmente importa.

Para una buena consistencia en el mensaje es muy sano dejar de lado el temo a repetir y para esto no hay una mejor recomendación que: Repetir, repetir y repetir y lo mejor de todo es que se debe de leer, es cuchar y percibir de la manera más fresca posible, como que si fuera la primera vez que la audiencia lo escucha.

5. Novedad: Ofrecer algo nuevo.

La combinación de sorpresa e intriga ejecutada con una cierta dosis de humor siempre creará un mensaje más convincente, y un buen parámetro para evaluarlo es cuando se lee o escucha una reacción como: “Wow, nunca había visto o analizado eso de esa manera” o una como: “en realidad no sabía eso” has tenido una buena cuota de éxito.

6. El sonido y la textura importan.

Escoger cuidadosamente y de manera estratégica una serie de palabras que además de transmitir el mensaje tienen cierta melodía, inician con la misma letra y cuentan con sílabas similares siempre tendrá más impacto que una colección de sonidos elegidos de manera aleatoria, aunque parezca difícil de pensar pero las rimas siguen posicionándose de manera más efectiva en las mentes del público.

7. Hablar con aspiraciones.

Los mensajes siempre necesitan decir lo que la gente quiere escuchar, por eso es que en muchas ocasiones hablamos de humanizar el mensaje o humanizar al candidato y lo que se trata de decir es que hay que intentar en la medida de lo posible conectar con las emociones y experiencias de la gente, porque es muy probable que la gente olvide lo que les dijiste, pero difícilmente olvidaran como los hiciste sentir. Hay que tratar de aterrizar el lenguaje comunicacional a experiencias o situaciones comunes de la gente, de esta manera estás personificando el mensaje y podrá conectar de una mejor manera.

8. Visualizar.

La palabra imaginar es probablemente la más poderosa herramienta comunicacional porque permite a muchos seres humanos ver la imagen o la foto de una visión personal en sus mentes y corazones. Y es que es difícil entender que la gente no comprará un carro sino logra antes verse en él. (aspiración)

9. Haga una pregunta.

Una buena pregunta puede tener mucho más impacto que una afirmación simple, sino recordemos aquella buena y astuta pregunta de Ronald Reagan  en aquel debate de 1980 con Jimmy Carter donde este último inició su intervención diciendo que la inflación y el desempleo estaban aumentando y que la confianza en el futuro era poco prometedora, mientras que Ronald Reagan inició su intervención diciendo: “¿Están ustedes mejor hoy día de lo que estaban hace 4 años?” Esa pregunta fue la cereza del pastel de la campaña de Reagan.

10. Brindar contexto y explicar relevancia.

Siempre hay que contextualizar el mensaje, es como brindar un diagnóstico previo antes de dar un medicamento, primero debo de saber cuál es la razón de ser del mensaje o medida para que todos puedan comprenderla de una mejor manera, siempre se comete un error comunicacional asumiendo que muchos lectores conocen o saben algún término jurídico o alguna palabra que puede ser que esté dentro de la coyuntura y que varios medios la estén retomando, pero no toda la gente lo conoce. Por esto es sano contextualizar y destacar lo más relevante del mensaje y no saturar o aburrir con términos o palabras innecesarias.

Por eso hay que recordar que lo más importante es lo que los demás escuchan, no necesariamente lo que uno dice.

///

Política Comunicada

Política Comunicada es un medio digital sobre innovación tecnológica y política en la gestión pública de los gobiernos locales Iberoamericanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.